La queja de Uruguay abrió el debate sobre las reglas de juego