La reducción tiene jueces adeptos