La reforma excluye a casi todos los jueces y funcionarios judiciales