La relación con EE.UU. genera divisiones en el interior del Gobierno