La renuncia de Cattani aceleró el recambio

La partida del camarista generó otra vacante en el fuero; la próxima semana definiría el Gobierno
La partida del camarista generó otra vacante en el fuero; la próxima semana definiría el Gobierno Fuente: Archivo
(0)
27 de enero de 2018  

La renuncia del histórico juez de la Cámara de Apelaciones en lo Criminal y Correccional Federal Horacio Cattani aceleró la definición de una terna de magistrados clave, que ya se encontraba en las manos del presidente Mauricio Macri para cubrir el lugar que dejó del camarista Gabriel Cavallo en 2007. Según aseguraron desde la Casa Rosa a LA NACION, se avanzaría sobre la lista la próxima semana.

La terna del concurso N° 212, que tiene el objeto de cubrir una de las tres vacantes del tribunal de alzada, hoy está en manos de Presidencia después de una década. La vacante que se había generado en 2007 recién logró llegar en noviembre al Ministerio de Justicia.Los nombres bajo evaluación son Julio Báez, Domingo Montanaro y Mariano Llorens. Como uno está en otro concurso, en lugar complementario se encuentra el juez en lo penal económico Javier López.

La lista ya fue publicada, requisito que se le exige al Ejecutivo para avanzar con la terna, y firmada por el ministro Germán Garavano. Hoy solo queda que el Ejecutivo tome la decisión y eleve al Congreso el nombre del preciado candidato, último tramo necesario para sellar la vacante.Desde la Casa Rosada, aseguraron a este diario que es una "prioridad".

Cattani es uno de los jueces más antiguos y respetados del fuero federal. El magistrado se recibió de abogado en 1974 en la Universidad de Buenos Aires y se especializó en Criminología. Asumió como integrante de la Sala II de la Cámara Federal en 1987 y conservó el mismo cargo desde entonces. Junto a su colega Martín Irurzun impulsaron durante el menemismo grandes causas de corrupción.

La partida del histórico juez, compañero de los camaristas Irurzun y Eduardo Farah de la Sala II, sumó una tercera vacante a la Cámara Federal de Comodoro Py. La primera se había generado con la renuncia de Cavallo, que es la terna que hoy tiene en sus manos Presidencia. La segunda por la destitución de Eduardo Freiler, que no pudo justificar su patrimonio ante un Jury de Enjuiciamiento.

La Sala II de Cattani era la más completa, a pesar de que el prestigioso magistrado ya no concurría hace más de un año y medio por cuestiones de salud. Cada vez que los camaristas Irurzun y Farah necesitaron desempatar un fallo reñido, tuvieron que recurrir a un vecino: el camarista de la Sala I Leopoldo Bruglia.

En tanto, la Sala I del tribunal, que supo ocupar el camarista destituido Freiler, luego de la partida del magistrado quedó integrada por un solo titular, Jorge Ballesteros. Bruglia, el otro integrante, en realidad actúa como subrogante porque su lugar de origen es el tribunal oral. En noviembre pidió su "traslado definitivo", pero aún el pedido se encuentra pendiente en la Comisión de Selección del Consejo de la Magistratura de la Nación.

"El concurso N° 212 [Cavallo] está en el Ejecutivo. En la vacante de Freiler no se llamó a concurso, tampoco para la vacante de Cattani. Hoy está subrogando Bruglia en la Sala I, y aún no se decidió su traslado definitivo. El proceso normal para cubrirlo es el traslado o el concurso", confirmó a LA NACION Miguel Piedecasas, presidente del Consejo de la Magistratura.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.