La Rosada, escenario de un intercambio

El recambio gubernamental fue rápido
(0)
22 de diciembre de 2001  

"Che, Aiello, ¿está abierto el biorsi?" El secretario privadísimo del ex presidente De la Rúa asintió con la cabeza y se mordió los labios. "Este es el vocabulario que se va a escuchar ahora en la Casa de Gobierno", murmuró Aiello con aire de ofendido, olvidando, quizá, su propio estilo desenfadado.

"El biorsi" era el baño del despacho que hasta ayer utilizó De la Rúa. Quien preguntaba, un colaborador del gobernador del Salta, Juan Carlos Romero. Palabras más, palabras menos, la escena se repitió ayer en cada uno de los despachos de la Presidencia, donde se mezclaban, aturdidas, las figuras más variadas del presente y del pasado.

Los menemistas Albino Rojas Martínez, mejor conocido como El Soldado Chamamé, y Martha Alarcia saludaban a diestra y siniestra y posaban, como al pasar, frente a las cámaras de TV. Cuando un periodista le preguntó a Chamamé si esperaba conseguir un trabajo con el presidente provisional Ramón Puerta, el humorista chaqueño levantó las manos, riendo: "Entendeme bien -respondió-. Yo estoy para cosas mayores".

El gobernador de Salta fue uno de los primeros peronistas en llegar a la Casa de Gobierno para participar de la jura de Puerta como presidente interino. Acompañado por el gobernador de Santa Cruz, Néstor Kirchner, Romero recorrió con paso rápido el pasillo alfombrado de rojo que conduce al despacho presidencial.

Ritmo agitado

Las secretarias del senador Jorge Capitanich (PJ-Chaco), que llegaron a las corridas desde el Congreso, vagaban de oficina en oficina anotando los números de teléfono de cada despacho que encontraban.

De poco les servía el dudoso regalo que su joven jefe recibió del ex vocero del Gobierno Juan Pablo Baylac: el celular, que sonaba como un juguete rabioso, con llamadas al ex portavoz.

"¡Por favor, apaguen eso!", suplicó Capitanich, el nuevo (e interino) ministro de Economía, Desarrollo Social, Salud, Trabajo y Seguridad Social, antes de reunirse con el saliente titular de Desarrollo Social, Daniel Sartor, para definir las partidas de alimentos por siete millones de pesos que se enviarán a las provincias para suavizar la crisis.

Saludos

Baylac no alcanzó a escucharlo. Tropezando entre cajas de embalaje mientras se ajustaba la corbata rojo furioso, preguntó a LA NACION: "¿Está Néstor (Kirchner)? Lo quiero saludar". Enfiló para el despacho del Presidente, pero su determinación se desvaneció cuando encontró la puerta cerrada. "Después vuelvo", dijo nervioso. Y dio media vuelta.

Probablemente no supo que adentro estaban, además de Puerta, el secretario general de la gobernación bonaerense, Esteban Caselli, y el ex titular funcionario del menemismo (y hermano de Leonardo Aiello), José Carmelo Aiello. A la salida se tropezó con "el otro Aiello", Leonardo, hermano de José y fiel colaborador de De la Rúa.

"Leo, esto nos pasó por creer que los buenos eran malos y que los malos eran buenos", le dijo, abrazándolo.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.