La salida de Blejer "no cambia el escenario"

Duhalde definirá el reemplazo mañana
(0)
23 de junio de 2002  

-La salida de Mario Blejer de la presidencia del Banco Central, ¿complica el escenario de negociación con el Fondo?

-No, para nada. Entre otras cosas porque estaba perfectamente prevista. Blejer habló de esto ya hace un mes y medio, no hace veinte días. El había manifestado que por razones familiares necesitaba volver a Estados Unidos.

-Pero él se planteaba, al menos en un principio, irse una vez que estuviera cerrado el acuerdo.

-No, ahí hubo mucha especulación en los medios. Lo que él habló con el presidente Duhalde y conmigo fue irse a fines de junio y, esto sí, con el programa monetario terminado. Y ese programa está hecho, es el que estamos discutiendo con el Fondo. Entre otras cosas porque es una obligación legal del presidente del Banco Central diseñar y presentar al Congreso el programa monetario, y él no quería irse sin cumplir.

-¿El Ministerio tiene a alguien en mente para cubrir el cargo de presidente del Banco Central?

-Sí, por supuesto.

- Aunque seguramente no quiera decirlo, le tengo que preguntar quién es.

-Hay algún nombre sobre el que ya hemos hablado con el Presidente, pero ayer, mientras él estaba de gira en Salta, hablamos de reunirnos el lunes para analizar este tema.

-De todas maneras, con la tarea que hay por delante en materia de reestructuración bancaria, parece difícil convencer a alguien de aceptar el puesto si no está cubierto el tema de la inmunidad, porque si no tendrá que ir a dar explicaciones a la Justicia.

-Pero eso es propio de cualquier funcionario público y en cualquier área. Son los mismos riesgos. Si de lo que se habla es de una ley de inmunidad, ciertamente yo no estoy de acuerdo y no lo apoyaría, para ningún funcionario. Lo que sí podemos discutir es una eventual separación del Banco Central de la Superintendencia de Entidades Financieras (encargada de supervisar el funcionamiento de los bancos), que me parece razonable, y de una ley que operativamente dé los instrumentos para hacer el proceso de reestructuración. Eso sí me parece muy válido.

-¿No alcanza con las leyes que están en vigor? Porque la ley de emergencia le dio al Presidente facultades para reestructurar el sistema financiero.

-En todo caso, las atribuciones que tiene el Presidente deberían servirnos para dictar una ley que podría ser en principio un decreto de necesidad y urgencia. Pero como el tema de la inmunidad fue tan manoseado creo que todos los instrumentos operativos deberían salir por ley.

-En este nuevo esquema va a necesitar dos personas. Un presidente del Banco Central y un superintendente .

-Sí, esto lo tendrá que decidir el Congreso, con una ley que separe al superintendente del Banco Central. Pero ya tenemos un nuevo superintendente de entidades, que es Felipe Murolo, y creo que perfectamente él podría hacerse cargo.

-Es un hombre de Domingo Cavallo, ligado a toda esa década de burbuja, como usted dice...

-Mire, toda persona intelectualmente y personalmente honesta es bienvenida. Me parece que está en muy buenas manos la superintendencia de bancos.

-Le habrán llegado los rumores o comentarios sobre que no es buena su relación con el Presidente. ¿Descarta que el Presidente esté pensando en cambios?

-Entre las muchas enfermedades que sufre nuestra sociedad está la de las operaciones mediáticas más groseras. Apenas llegué al ministerio cada fin de semana se anunciaba el cierre de los bancos para toda la semana siguiente. La gente corría hacia los cajeros para sacar plata. Ustedes saben que no hubo un solo día con bancos cerrados.

Después de cuatro semanas de fracaso tuvieron que cambiar la historieta, y pasó a ser la renuncia de Blejer, la de Lavagna, etc. Y tampoco pasó, salvo lo que estaba previsto. Entonces, acá estoy, trabajando y con un viaje importante por delante. Qué quiere que le diga. Deje que sigan ladrando. Trabajemos para poner nuestro granito de arena en la parte que a cada uno nos corresponde.

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?