La salud de Claudio Bonadio: un tumor cerebral lo alejó de los tribunales el año pasado

El juez federal murió esta mañana a los 64 años
El juez federal murió esta mañana a los 64 años Fuente: LA NACION
(0)
4 de febrero de 2020  • 12:21

El juez federal Claudio Bonadio murió esta mañana a los 64 años. El magistrado, con 26 años de carrera en los tribunales de Comodoro Py, había sido operado el año pasado por un t umor cerebral, por lo que estuvo fuera de su función durante varias semanas.

Este año, durante todo el mes de enero, Bonadio volvió a tomarse licencia y fuentes judiciales habían confirmado a LA NACION que se extendería también durante febrero, por vacaciones no gozadas. Sin embargo, algunos ya interpretaban que podría estar relacionado con la situación de su salud.

El 1° de mayo del año pasado, el juez se hizo estudios médicos que motivaron una intervención para removerle un quiste. Después de tres semanas de licencia, el 23 de mayo regresó a los tribunales y se reincorporó a sus tareas. Su secretaria privada, Mónica, lo recibió e hizo saber a quienes se asomaron con interés que el juez "está bien".

Bonadio llegó con una boina negra e ingresó por la entrada principal, a diferencia de su habitual ingreso, que suele ser por una de las entradas laterales del edificio. Apenas se reincorporó a su actividad, el magistrado se reunió con sus secretarios y resolvió algunos trámites previos a la elevación a juicio oral de otra causa contra la expresidenta Cristina Kirchner, en el expediente por los documentos históricos hallados en su casa de El Calafate.

Si bien en aquel momento se expandieron distintas versiones sobre sus problemas de salud y hasta se habló de que no regresaría a su juzgado, fuentes cercanas al magistrado dijeron a LA NACION que después de la intervención que se llevó adelante el 4 de mayo -en la que se le extrajo un tumor cerebral- su estado de salud evolucionó en forma favorable.

Incluso se difundió un video en el que él mismo, cuando se saludó con sus colaboradores puertas adentro del despacho, bromeó y dijo: "Los registros sobre mi muerte fueron exagerados".

En las últimas semanas, el gobierno de Alberto Fernández buscaba negociar con Bonadio su renuncia
En las últimas semanas, el gobierno de Alberto Fernández buscaba negociar con Bonadio su renuncia Fuente: Archivo

El juez hizo uso de la frase escrita por el estadounidense Mark Twain en una carta de lectores cuando The New York Times publicó que él estaba muerto. Twain había escrito: "Los informes sobre mi muerte fueron muy exagerados".

Durante el tiempo en que Bonadio se ausentó, el juez federal Ariel Lijo subrogó su juzgado. A partir de su regreso, el magistrado volvió a trabajar frente de la causa de los cuadernos de las coimas y de sus expedientes derivados, en donde procesó a la expresidenta Cristina Kirchner como jefa de una asociación ilícita.

En las últimas semanas, el gobierno del presidente Alberto Fernández buscaba negociar con el juez su renuncia, ya que el kirchnerismo no tenía el número para impulsar la vía del juicio político y la destitución. Bonadio tenía tres denuncias por mal desempeño en el Consejo de la Magistratura.

Mónica, la secretaria del juez, afirmó que el juez "no estaba internado" y que se encontraba en su domicilio. "La última vez que hablé con él fue esta semana y lo escuché bien. Estaba en tratamiento, pero más no sé", afirmó en diálogo con Radio 10.

Los restos del magistrado serán velados desde las 12 en el cementerio Jardín de Paz, situado en la localidad bonaerense de Pilar.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.