La senadora Sapag cuestionó el acuerdo con Repsol YPF

Afirmó que beneficiaba a la petrolera
(0)
30 de octubre de 2000  

El Gobierno acordó con la empresa Repsol YPF prorrogar la concesión de la explotación del yacimiento de Loma de la Lata, en principio, en condiciones más favorables para la petrolera que las planteadas en el dictamen de hidrocarburos impulsado por el senador Emilio Cantarero (PJ-Salta), cuyo tratamiento fue frenado en el Senado tras haber quedado envuelto en un escándalo de corrupción.

En su oportunidad, la senadora Silvia Sapag (Movimiento Popular Neuquino) acusó al legislador salteño -hoy en uso de licencia después de este episodio- de haberle confesado en privado que la empresa petrolera había ofrecido dinero para que la Cámara alta diera luz verde a este proyecto. Eso originó un escándalo mayúsculo en el cuerpo que obligó al bloque peronista a postergar el debate de la iniciativa en la Comisión de Combustibles que presidía Cantarero.

Ahora es también la legisladora neuquina quien alerta sobre la negociación sellada por el presidente Fernando de la Rúa en su reciente visita a España.

¿En qué se diferencian un acuerdo del otro? La renegociación impulsada por la Alianza permitirá a Repsol YPF asegurar su futuro a partir de diciembre próximo, es decir, consolidar una extensión de su contrato 17 años antes de que éste finalice, en 2017.

En cambio, el proyecto de ley de hidrocarburos que se evaluaba en el Senado habilitaba al Gobierno a negociar sólo dentro de dos años, por lo que, según Sapag, "podría obtenerse un pago más conveniente para el Estado".

La senadora Sapag ensayó una explicación sobre por qué podía haber tanto apuro para cerrar este acuerdo.

"La empresa tiene miedo de que se apruebe una ley de hidrocarburos que les haga pagar mayores regalías a las provincias. Con un contrato sellado ahora no corre ese peligro -explicó la legisladora neuquina a La Nación -. El Gobierno, en tanto, necesita obtener dinero fresco para sus arcas, ya que la empresa deberá pagarle un canon extra." "Esto es un negociado", agregó.

Ahogo económico

El ministro de Economía, José Luis Machinea, anticipó que los 300 millones de pesos solicitados por el Gobierno a la petrolera, en concepto de este pago especial, servirán para financiar parte de la rebaja impositiva destinada a alentar inversiones locales.

La renegociación impulsada por De la Rúa se condice con la que ya firmó el gobernador neuquino, Jorge Sobisch (Movimiento Popular Neuquino), aunque en el futuro podrían presentarse algunos problemas por la distribución de este canon, ya que la provincia pretende adjudicárselo.

Sapag dijo también que, según algunos estudios realizados en la zona, se estima que debajo de Loma de la Lata (Neuquén), el yacimiento más rico en gas que tiene el país, "podría haber otro yacimiento mejor". Y todo por el mismo precio, explicó.

"Me opongo a un acuerdo entre el gobierno nacional, el de mi provincia y una empresa en el que no se está actuando seriamente: se está vendiendo un recurso a un valor inferior", opinó la senadora.

Revuelo

Hace dos meses, la legisladora por Neuquén había logrado frenar el dictamen de la Comisión de Combustibles, que ella integra, al dar a conocer un dato explosivo: no sólo que Cantarero le había hablado de sobornos -que fueron desmentidos por Repsol YPF-, sino que también dijo que el ex vicepresidente de la comisión, el renunciante senador radical Juan Melgarejo, era un "pirata".

La denuncia de Sapag provocó un revuelo en el Senado que, sumado a la polémica de los sobornos por la ley laboral, terminaron con un pedido de licencia del senador salteño y la renuncia de Melgarejo a su banca. Cantarero ya venía golpeado. Fue el senador que admitió a La Nación haber cobrado sobornos para aprobar la ley laboral.

Rápido de reflejos, el bloque de senadores del PJ no perdió tiempo en destacar lo que consideró una "actitud contradictoria del Gobierno" en la negociación con Repsol YPF. Los peronistas se aferraron a esto para mantener su negativa a aceptar el alejamiento de Melgarejo. "Ahora la Alianza está negociando en España algo peor de lo que se acusó a Cantarero. Ya no se entiende nada", ironizó un influyente senador peronista.

La secretaria de Energía, Débora Giorgi, que integró la comitiva presidencial para conversar sobre este tema con los españoles, había prometido a Sapag que se iba a avanzar con cautela. Pero el ahogo económico parece signar los próximos pasos del Gobierno.

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.