En San Pablo. La SIP comenzó a analizar las amenazas a la prensa