La subinspectora de Justicia atiende en un viejo depósito