La sucesión, bajo la lupa de los economistas