La televisión abrió la puerta para la denuncia

El programa usó cámaras ocultas
(0)
3 de mayo de 2003  

El programa "Kaos en la ciudad", de Canal 13, que conduce Juan Castro, emitió ayer una investigación con cámaras ocultas en la que se descubrió la venta de DNI mellizos y de personas fallecidas que aún figuran en el padrón electoral y están en condiciones de votar.

Carlos Menem se basó en ese programa para fundamentar su pedido de que la justicia federal investigue un presunto de fraude.

Para no cometer delito, la periodista que realizó la investigación, María Julia Oliván, hizo la denuncia por la venta de documentos ante el Juzgado Federal N° 1 de Morón. El titular del juzgado, Germán Castelli, no tiene afiliación partidaria conocida y fue designado por el Consejo de la Magistratura durante el gobierno de Eduardo Duhalde.

El programa comenzó con la visita a varias funerarias de La Matanza, una semana antes de los comicios, donde se hizo evidente el habitual intercambio de documentos de muertos, de las mismas cocherías y de registros civiles, a punteros de la zona en vísperas de las elecciones.

Ante las cámaras, las fuentes entraron en contacto con el puntero Luis "Cacho" Pereyra y con Guillermo Ramírez, inspector de tránsito de La Matanza, que les vendió seis documentos a 100 pesos cada uno.

El domingo 27 y también ante las cámaras, Oliván constató que los documentos adquiridos figuraban en los padrones y chequeó con las autoridades de mesa que esos DNI estaban habilitados para votar.

Por último, buscó y encontró a los titulares de dos de los DNI, quienes se sorprendieron al ver sus documentos, que habían sido robados.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.