La trama de sospechas que destapó Sadou

El testimonio del ex representante diplomático abrió la causa por coimas que preocupa al Gobierno
(0)
4 de julio de 2010  

Después de cinco años de haber dejado la embajada argentina en Caracas, Eduardo Sadous reapareció en abril con una declaración en la Justicia, en la que dejó sentadas en un expediente sospechas que sobrevolaban desde hacía tiempo: el supuesto pago de coimas para hacer negocios con Venezuela.

Aquel testimonio de Sadous en la causa en la que se investiga a Néstor Kirchner y Julio De Vido como presuntos miembros de una asociación ilícita causó conmoción en el Gobierno.

Sadous habló, entonces, de una "diplomacia paralela", conducida por el ministro De Vido y sus asesores principales (como Claudio Uberti, que renunció después del escándalo de la valija). Dijo que esos funcionarios operaban sin informar a la Cancillería. Recordó un cable diplomático secreto en el que había alertado sobre quejas de empresarios argentinos por irregularidades en los negocios y en el manejo de fondos del fideicomiso que regulaba el intercambio bilateral.

Poco después, se supo que una empresa radicada en Miami, cuyo propietario es un argentino-venezolano, cobraba un 15 por ciento por actuar como intermediaria en exportaciones de maquinaria agrícola argentina a Venezuela. El dato lo aportó el ex defensor del pueblo Eduardo Mondino, que tiempo atrás había abierto un expediente a raíz de la declaración de un testigo de identidad reservada.

La causa judicial parecía estancarse cuando la oposición decidió abrir una investigación parlamentaria y citó a Sadous a prestar testimonio reservado ante la Comisión de Relaciones Exteriores, a fines de junio.

Cambios

Jorge Taiana dejó la Cancillería poco después de autorizar a Sadous, todavía miembro del cuerpo diplomático, a presentarse en el Congreso. El sucesor, Héctor Timerman, amagó con impedirle concurrir, pero terminó aceptándolo.

La declaración despertó otra fuerte polémica con el Gobierno: se dijo que el diplomático había complicado a De Vido y a Kirchner con sus dichos, algo que negó el oficialismo. Se abrió, entonces, la discusión por difundir el testimonio. La oposición reclama que se mantenga en secreto, porque considera que si se da a conocer, otros eventuales testigos tendrán miedo de hablar. Se resolvió mantenerlo en reserva, aunque hubo filtraciones de la versión taquigráfica de aquella sesión.

Hasta ahora, tanto la investigación judicial como la parlamentaria se centran en lo que ocurrió durante la gestión de Sadous, que terminó en 2005.

El cable firmado por el subsecretario Eduardo Sigal que revela hoy La Nacion pone la lupa sobre lo que ocurre actualmente en la relación con el gobierno chavista y muestra que todavía existen quejas por la diplomacia paralela atribuida a De Vido y a sus asesores de confianza.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.