La UCR advirtió que no se subordinará al Gobierno

Aclaró que Duhalde no debe confundir aval institucional con sometimiento político
(0)
29 de junio de 2002  

El radicalismo usó ayer más dureza que la habitual para dirigirse al Gobierno, lo que presagiaría un golpe de timón en su relación con el duhaldismo. Lo instó a enmendar "el rumbo de su política económica" y le advirtió que "no debe confundir apoyo institucional con subordinación política".

Estas frases forman parte de una declaración elaborada por un reducido grupo de dirigentes de la UCR que ayer se reunió en la sede del comité nacional, luego de que el presidente del partido, Angel Rozas, postergó el plenario nacional previsto para ayer y hoy a raíz de los hechos de violencia que conmovieron a la sociedad.

El radicalismo intentará en ese encuentro -ahora con fecha 12 y 13 del mes próximo- comenzar a revertir el proceso de disgregación en el que quedó sumido después de la caída del gobierno de Fernando de la Rúa. Promete un pronunciamiento sobre los errores que cometió en el pasado y la estrategia que desarrollará en el futuro.

Para ello, entre otros puntos, deberá definir cómo se para frente al gobierno de Eduardo Duhalde. Y ayer comenzó a dar algunas señales.

Tras más de cinco horas de discusión, los miembros de la conducción partidaria, los jefes parlamentarios y algunos gobernadores redactaron este documento de rechazo a la represión policial (le recuerdan al Gobierno que "su fortaleza no puede ser el resultado de la represión policial"), pero también cuelan algunas definiciones políticas. Si bien no es todo lo contundente que esperaban los sectores más intransigentes con el oficialismo, en él se esboza que la relación con Duhalde está resquebrajada.

En el partido, cada vez son más los que opinan que, si bien la UCR no debe retacear apoyo institucional al duhaldismo, tampoco será útil para su reconstrucción interna -y por supuesto electoral- continuar con una política de aval incondicionado.

Los que se oponen a esto argumentan razones de peso institucional: que Duhalde tuvo que asumir por el fracaso de De la Rúa y que la UCR no está en condiciones de dar cátedra política.

El lunes último, la renuncia a su banca de Raúl Alfonsín -el principal sostén de Duhalde en la oposición- cargó de mayor expectativa a este debate interno y fue interpretada por los dirigentes opositores al ex presidente como un síntoma de su aislamiento. Ayer, su vuelta al llano se constituyó en uno de los temas centrales.

"Tenemos que reconstruir nuestra identidad, asumiendo nuestros errores, pero también hay que empezar una nueva etapa. Esto, sin duda, va a llevar a una mayor independencia política del Gobierno", aseguró uno de los participantes del encuentro.

En realidad nadie esperaba declaraciones explosivas de esta reunión improvisada que se armó para contener a los dirigentes del interior que no se enteraron a tiempo de la suspensión del plenario y viajaron a Buenos Aires. Entre otros estuvieron Rozas, el gobernador Pablo Verani, el diputado Horacio Pernasetti y el senador Carlos Maestro. El plato fuerte, entonces, será dentro de dos semanas en una estancia del Gran Buenos Aires.

Ayer se entregó a los dirigentes un documento elaborado por el comité nacional que servirá como base para que "el debate no se desmadre", explican en el comité nacional.

En este texto, con algunos visos de autocrítica, se enumeran "las carencias que han trabado al radicalismo en el gobierno: falta de vocación de liderazgo, incomprensión del funcionamiento tanto del Estado como del mercado, dificultad para formar equipos e incapacidad para construir coaliciones de gobierno".

También se puntualiza que "muchos dirigentes toleraron la profesionalización de la militancia, disimularon los privilegios que ellos usufructuaron, callaron frente al prebendismo y las tendencias corporativas que deformaron el comportamiento partidario". Nada se dice sobre la experiencia del paso de De la Rúa por el poder. Ni sobre la actual relación con Duhalde. Esto quedará para discutirlo en persona.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?