La UCR debate su estrategia

Avanza en amplios sectores del partido la idea de distanciarse de la Casa Rosada
Avanza en amplios sectores del partido la idea de distanciarse de la Casa Rosada
(0)
24 de junio de 2002  

A medida que aumenta el descrédito de la sociedad hacia la dirigencia, en el radicalismo gana terreno la necesidad de tomar distancia política del gobierno de Eduardo Duhalde para intentar "salvar lo que se pueda" de un desastre electoral seguro.

Pese a que Duhalde asumió como consecuencia de la salida precipitada del radical Fernando de la Rúa y de que la propia UCR lo eligió para conducir la transición, distintos sectores de ese partido coinciden ahora en plantear una fórmula difícil de poner en práctica: apoyo institucional, con independencia política.

Traducido, en lenguaje radical esto significa "no poner palos en la rueda", según explicó a LA NACION un importante dirigente, pero tampoco avalar "a libro cerrado" todo lo que pide el Poder Ejecutivo. Más lo segundo que lo primero.

En esa línea de pensamiento confluyen tanto el sector más díscolo, que encabezan Federico Storani, Jesús Rodríguez y Rodolfo Terragno, como la conducción del comité nacional, liderado por Angel Rozas. Resta por ver la postura que adoptarán los gobernadores y el delarruismo.

"Hay que actuar con independencia política. Tenemos que apoyar a este gobierno, pero ser muy claros al decir qué acordamos y qué no", opinó Rozas en una entrevista con LA NACION.

Lo cierto es que este incipiente acuerdo, que aún no está consolidado, pero que podría marcar el resultado del plenario radical que se desarrollará el viernes y el sábado próximos, pronostica el aislamiento del diputado Leopoldo Moreau y del senador Raúl Alfonsín, que postulan un respaldo "a muerte" al Gobierno porque, explican cerca del diputado, "por demagogia queremos confundir al bombero con el incendiario".

"La discusión de apoyar o no a Duhalde es falsa y de coyuntura. Lo que hay que hacer es definir la estrategia frente al modelo neoliberal de López Murphy o a la propuesta ultraconservadora de Menem", protestó Moreau en diálogo con LA NACION.

La semana última, Alfonsín y Rozas no terminaron bien. Se enfrentaron por la presencia de Terragno en el encuentro partidario del fin de semana, aunque el tenor de la pelea varía según quién la cuente (algunos relatan que el senador le cortó el teléfono al titular del partido). Según dos fuentes radicales (una del comité nacional y otra del storanismo), el senador se opuso a que su par Terragno fuera invitado al plenario por su decisión de escindirse de la bancada, lo que fue rechazado por el gobernador chaqueño. "No es el momento de castigar a nadie", le contestó.

En el alfonsinismo minimizaron el entredicho. Sin embargo, un colaborador cercano de Alfonsín aseguró ayer a LA NACION que "por intuición" cree que el ex presidente no concurrirá al encuentro que se desarrollará en una estancia en Buenos Aires. "No querrá convertirse en una prenda de división", explicó.

Terragno coqueteó, en un acto durante el fin de semana, con la posibilidad de convertirse en candidato presidencial de la UCR. "Sólo seré candidato si la UCR adopta mi plan para el país y logro un sustancial apoyo de los independientes", sostuvo el senador.

Rozas se reunirá esta semana con Moreau, Storani y Alfonsín para comenzar a anudar acuerdos y evitar así que el plenario se desmadre.

Posiciones internas en el principal partido de la oposición

Terragno

  • Con condiciones. El senador Rodolfo Terragno, que acaba de separarse de la bancada radical y formar su propio bloque con el senador Juan Carlos Passo, coqueteó el último fin de semana con la posibilidad de ser candidato presidencial en 2003, en un encuentro interno en Villa Gesell. Resignó su lanzamiento al hecho de que la UCR “adopte su plan para el país y logre un sustancial apoyo de los independientes”. “Ellos son los que van a decidir”, explicó Terragno a La Nacion. El legislador forma parte de un acuerdo estratégico con el sector díscolo del radicalismo, que conducen Federico Storani, Jesús Rodríguez y Juan Manuel Casella. Ellos avalan su postulación a presidente de la Nación.
  • Rozas

  • Intermediario. El presidente del radicalismo intenta acercar a todos los sectores para que el plenario del próximo fin de semana no se desmadre. Mantendrá reuniones con distintos dirigentes de peso del partido. Su propuesta de tomar distancia del Gobierno confluye con la de Storani y Terragno, lo que puede vislumbrar un virtual acuerdo para lograr un documento consensuado en medio de una crítica situación.
  • Alfonsín

  • Enojo. El senador Raúl Alfonsín fue el primero en plantear, junto a Leopoldo Moreau, un apoyo incondicional al gobierno de Duhalde, que asumió en una coyuntura dramática. Ahora, esta posición le origina críticas dentro de su propio partido e, incluso, algunos entredichos con el titular de la UCR. Colaboradores cercanos al ex presidente deslizaron la posibilidad de que el senador no concurra al plenario radical que sería en el Gran Buenos Aires donde se debatirá el futuro del partido.
  • MÁS LEÍDAS DE Politica

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.