La UCR y el PJ mantienen el monopolio electoral

Veto a candidatos independientes
Veto a candidatos independientes
Laura Serra
(0)
24 de junio de 2002  

La promocionada habilitación a las candidaturas de figuras independientes, una iniciativa concebida para oxigenar el desgastado sistema político, quedará sólo en eso: en una iniciativa.

Tanto en el justicialismo como en la UCR, la idea de promover postulaciones por fuera de las estructuras partidarias no seduce demasiado. Ambos se amparan en un argumento constitucional: son los partidos políticos los que, según el artículo 38, deben concentrar las candidaturas electorales.

Pero, en verdad, esta renuencia obedece a otra razón, estrictamente política: ninguno de los dos partidos mayoritarios quiere ver reducida su capacidad de captación de votos por la aparición de un líder independiente.

Pero ante la presión del reclamo social, que exige una renovación en la dirigencia política, el PJ y la UCR estudian, en cambio, un camino intermedio: facilitar la formación de nuevos partidos políticos flexibilizando los requisitos que marca la ley, como por ejemplo la cantidad de adhesiones.

Claro que esta fórmula no convence demasiado a partidos como ARI y el interbloque de partidos provinciales, que, en sendos proyectos, promueven las candidaturas independientes.

Tampoco cumpliría cabalmente con uno de los puntos del acuerdo federal suscripto entre la Nación y los gobernadores en febrero último, en el cual se reclama, en la cláusula cuarta, una mayor apertura del sistema mediante las candidaturas de extrapartidarios.

Pero en el justicialismo no están dispuestos a transigir. En este partido ya estalló la lucha interna con vistas a las próximas elecciones y se teme que algunos de sus candidatos díscolos, como Adolfo Rodríguez Saá (San Luis) o el gobernador Néstor Kirchner (Santa Cruz), se presenten por fuera del partido.

"No vamos a permitir que participen en la elección interna del PJ y, si resultan derrotados, peguen un portazo y se presenten como independientes", enfatizó un encumbrado legislador duhaldista.

Proyectos

La discusión sobre el tema es incipiente en la Comisión de Asuntos Constitucionales, que comanda Juan Manuel Urtubey (PJ-Salta). Este legislador es autor de un proyecto que promueve las candidaturas independientes, pero está dispuesto a resignarlo en pos de un acuerdo.

"El fin es lograr una mayor participación del ciudadano común en política. Si la vía de las candidaturas independientes no reúne el consenso necesario, busquemos otra alternativa que apunte a ese propósito. Y creo que facilitar la creación de nuevos partidos políticos es una buena fórmula", aseveró.

El legislador pretende que esta iniciativa sea la próxima en ser sancionada por el Congreso en el marco de la reforma política con vistas a las próximas elecciones.

Pero en el camino hacia ese objetivo el peronismo se topará con duras objeciones.

El diputado Alberto Natale (Demócrata Progresista-Santa Fe) niega que la Constitución nacional sea tajante en cuanto al supuesto monopolio de los partidos políticos para ofrecer candidaturas. E insiste en propiciar la posibilidad de que todos los sectores sociales postulen candidatos a cargos electivos.

De todas maneras, los nuevos postulantes deben cumplir con ciertas condiciones básicas, añade Natale, como sujetarse a las disposiciones de la autoridad electoral, presentar un programa de gestión y contar, por lo menos, con la adhesión del uno por mil del total de ciudadanos inscriptos en el padrón electoral.

Marcela Rodríguez (ARI-Buenos Aires) propone ampliar las candidaturas a asociaciones de ciudadanos (coalición transitoria para una elección determinada) y que cuenten con financiamiento público para cubrir el gasto que generen sus campañas proselitistas.

"La idea es crear nuevos canales de participación y estimular la competencia, en la cual los partidos políticos se vean obligados a presentar los mejores candidatos. Si no, la reforma política será pura hipocresía", aseveró.

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.