La UCR y Pro aún buscan darle más entidad al acuerdo