La UIF suma reportes por actividades sospechosas

Acumula por lo menos siete alertas locales y desde el exterior
(0)
5 de septiembre de 2012  

Alejandro Vandenbroele y Máximo Lanusse compartían una cuenta corriente en el Santander Río. Y juntos cosecharon un reporte de operación sospechosa (ROS) de lavado de activos que el banco envió a principios de este año a la Unidad de Información Financiera (UIF), que preside José Sbattella.

Ese ROS, sin embargo, no fue el único que protagonizó Vandenbroele. Junto a The Old Fund acumuló otros dos reportes, y desde Madrid también llegó un informe de la Comisión de Prevención de Blanqueo de Capitales e Infracciones Monetarias (Sepblac), la unidad antilavado española, tal como LA NACION reveló el 22 de abril último.

Investigado por la Justicia como presunto testaferro del vicepresidente Amado Boudou, Vandenbroele avanzó a su vez sobre la ex Ciccone junto con José María Núñez Carmona, el íntimo amigo y socio del ex ministro de Economía, según indicaron múltiples fuentes durante los últimos meses a LA NACION. Y Núñez Carmona también cosechó un par de reportes de operaciones sospechosas de lavado de activos.

Conexión marplatense

Uno de esos reportes llegó a la UIF desde la regional de Mar del Plata de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP). Ocurrió luego de que el socio de Boudou apelara a la ley 26.476 de moratoria y blanqueo para sacar a la luz $ 7,2 millones durante 2009. Se convirtió así en uno de los residentes de aquella ciudad que más dinero blanqueó gracias a esa polémica ley.

El otro ROS centrado en Núñez Carmona lo emitió el Banco Hipotecario. Se desencadenó cuando el padrino de casamiento y testigo del divorcio de Boudou se presentó por ventanilla y, al igual que Lanusse en el Macro, depositó dinero en efectivo. En su caso, 500.000 dólares. Cash, tal como reveló LA NACION el 24 de mayo pasado.

Núñez Carmona –"Nariga" para sus amigos de la adolescencia en Mar del Plata– operaba con una caja de ahorro en pesos y otra en dólares en el Hipotecario, que decidió reportarlo cuando su cliente comenzó a operar con su dinero de manera singular, lo que incluyó su conversión a pesos y la compra de títulos públicos. Y eso, después de negar que era, en la jerga antilavado, una persona políticamente expuesta" (PEP) por su relación con el entonces ministro de Economía.

Los reportes por operaciones antilavado no concluyen allí en el "caso Ciccone-Boudou". Porque la empresa London Supply (la firma vinculada a la sociedad dueña del departamento del Madero Center donde vive hoy Boudou y que puso $ 1,8 millón en el expediente judicial para levantar la quiebra de la imprenta) también registra al menos un ROS por sus operaciones.

Sin embargo, el socio de London Supply que es amigo de la infancia de los Boudou, Miguel Castellano, no protagoniza ningún reporte. Una notable diferencia con su tío y referente histórico de la empresa que opera el aeropuerto de El Calafate, Eduardo Taratuty, al que reportaron en 2009.

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.