El escenario. La unidad, como un trofeo