La visita no esquivará los temas conflictivos

Inquieta la deuda con el Club de París
(0)
9 de septiembre de 2007  

BERLIN (De un enviado especial).- Aunque quiere mostrarse cauteloso ante la visita de una candidata, el gobierno alemán abrió una puerta para oír lo que Cristina Kirchner tiene para decir sobre los temas conflictivos que dominaron en los últimos años la agenda bilateral.

Difícilmente sea con la canciller Angela Merkel, con quien no se prevé que comparta más que un saludo protocolar. Lo que no pueda profundizar con la líder conservadora lo hablará después con el ministro de Economía, Michael Glos.

Existe un punto de discusión casi excluyente: la deuda en mora con el Club de París. Alemania es el principal acreedor, con casi 1500 millones de dólares (22% del total). El presidente Néstor Kirchner anunció su intención de avanzar en un acuerdo, pero rechaza que el Fondo Monetario Internacional (FMI) supervise el plan de pago, como exige el grupo.

En el Gobierno se ilusionan con que un apoyo alemán resolvería buena parte del problema. De todos modos, en esto pesa más Francia, que preside el club. Y, además, es casi un hecho que el francés Dominique Strauss-Kahn (que acaba de pasar por Buenos Aires) asumirá como director gerente del FMI. A París y con el mismo tema en mente irá el canciller Jorge Taiana apenas termine de acompañar a la candidata por Alemania y Austria.

Otro conflicto que surgirá en las reuniones políticas aquí es el litigio con Siemens que desde 2001 enturbia la relación bilateral. El caso empezó cuando el gobierno de Fernando de la Rúa canceló un contrato firmado tres años antes para la confección de los DNI.

Un fallo del tribunal arbitral del Banco Mundial (Ciadi) de enero le concedió Siemens el derecho a pedir una indemnización de 208 millones de dólares. La Argentina apeló. Pero desde hace dos años los buenos negocios energéticos de la empresa en la Argentina fueron relegando la pelea.

En Siemens y en el Gobierno coinciden: es un tema originado en otra etapa del país y que no entorpece las posibilidades de inversión. El Presidente celebraría que se retirara la demanda. Los alemanes prefieren esperar la sentencia sin negociar.

El vicepresidente de Siemens, Uriel Sharief, estuvo el lunes en Buenos Aires; se reunió con Cristina Kirchner; hablaron de este viaje y ni se mencionó el caso por los DNI, según informaron en el Gobierno. La versión de la empresa es coincidente.

A la candidata le interesa que el gobierno alemán sepa que la discusión pasó a carriles menos traumáticos, según funcionarios que participaron de la preparación del viaje.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.