Lammens: el plan del presidente de San Lorenzo para forzar un ballottage

Lammens apuesta al desgaste del oficialismo
Lammens apuesta al desgaste del oficialismo Fuente: Archivo
El candidato porteño del Frente de Todos confía en llegar a una segunda vuelta con Rodríguez Larreta y definir por poco margen
Hernán Cappiello
(0)
28 de agosto de 2019  

El resultado de las PASO puso en la cancha porteña al Frente de Todos. El 31,3% de los votos que sacó Matías Lammens contra el 45,9% de Horacio Rodríguez Larreta, según el escrutinio definitivo, le permitió a este frente peronista-kirchnerista-progresista aspirar a jaquear a Juntos por el Cambio en un ballottage y amenaza con sacarle al macrismo el último bastión de poder: la ciudad de Buenos Aires.

Claro que del otro lado es al revés: si Juntos por el Cambio mantiene sus votos, el oficialismo porteño obtendría un 50,6% de los sufragios (sin considerar los votos en blanco), lo que le daría la victoria en una primera vuelta. El oficialismo concentrará sus esfuerzos en ganar la ciudad, último refugio de los funcionarios del Gobierno ante una derrota nacional y el salvoconducto para ungir a Rodríguez Larreta jefe de la oposición, ante un eventual gobierno peronista.

Esa es la pulseada en la elección del 27 de octubre, en los cálculos de Juntos por el Cambio y en la segunda vuelta del 24 de noviembre para Lammens. Para ganar en primera vuelta en la ciudad hay que tener más del 50% de los votos. Si no, se va a un ballottage. Y si repite las PASO, a Juntos por el Cambio le sobran 0,6% para ganar en una primera vuelta.

En el búnker del Frente de Todos analizan que, si las elecciones fueran hoy, Rodríguez Larreta sacaría menos votos que los que sacó y Lammens más. El análisis de los cómputos les dio algunas certezas: mientras el oficialismo mejoró la elección de 2015, Lammens obtuvo los votos del PJ porteño que había conseguido Mariano Recalde con el Frente para la Victoria y parte de los votos que obtuvo Martín Lousteau, que sorprendió con un 25 por ciento.

Los análisis desagregados por comunas del porcentaje que obtuvo Lammens arrojaron que ganó en el sur, en la 8 y la 9. Asombrados, especialistas en contabilidad electoral del Frente de Todos destacan que en la villa 31, de Retiro, ejemplo de las políticas de urbanización de Cambiemos en la ciudad, el espacio obtuvo un 68% de los votos. La crisis fue más persuasiva que el alumbrado público, los parques, las oficinas del Estado en el territorio y la apertura de calles. La misma performance obtuvo el Frente de Todos en el Bajo Flores y en la villa 1-11 14.

En esta segunda etapa de la campaña se concentrarán en consolidarse en otras comunas del norte, especialmente la 14, que corresponde a Palermo, y la 13, que abarca Belgrano. Allí confían en que Macri sea un lastre para el candidato de Juntos por el Cambio. También trabajarán sobre el centro de la ciudad, a lo largo de la avenida Rivadavia, con resultados más parejos.

Esta etapa posterior a la elección fue de análisis, segmentación de los resultados por circuito electoral y, mientras, la campaña despega nuevamente, teniendo como tema la crisis económica. Aunque con cautela, porque la fuerza no quiere aparecer avivando el incendio de los mercados post-PASO. Tras el triunfo de Alberto Fernández, Lammens sufrió la corrida del lunes en su distribuidora de vino. Las bodegas cortaron por unas horas las entregas y no hubo precios hasta que, hacia el fin de la semana, se reanudó la provisión con nuevas listas.

La militancia política está entusiasmada. Aunque saben que es tan difícil que el Frente de Todos se imponga en un ballottage como que Macri logre revertir el caudal de votos de Fernández en las PASO. Una ventajas comparativa que dicen tener es que Lammens es nuevo en la política. Creció su grado de conocimiento y los estrategas de su campaña dicen que, al no cargar con el lastre del kirchnerismo, su imagen pública es más moldeable. "Es un significante vacío que se puede completar", describen.

Lammens nota el cambio en la calle. Bocinazos, saludos y pedidos de selfie lo sorprenden. Si con 28%, que era la máxima marca que había obtenido Daniel Filmus en 2003, se daban por satisfechos, el premio del 31% los pone en una carrera impensada. Una encuesta de Proyección M&C, en poder del presidente de San Lorenzo, realizada entre el 16 y el 20 de agosto sobre 400 casos, señala que Lammens incrementaría sus votos, hasta llegar a un37,9%, y Rodríguez Larreta alcanzaría un 46,5 por ciento. Así, todo se definiría en un ballottage, donde Larreta ganaría por 50,4% a 44.8 por ciento.

Esta segunda etapa de la campaña tendrá a Alberto Fernández como protagonista. Dicen que pondrá el cuerpo como no lo hizo antes. "La madre de todas las batallas se va a dar en la ciudad", se entusiasman. Sostienen que ven la oportunidad de concentrar el control de la Nación, la provincia y la ciudad.

En el comando de campaña de Lammens creen "irresponsable" no tener esbozado un equipo de gobierno. Los nombres dicen que pasarán por Lammens, aunque el espacio reúne al PJ porteño, Unidad Ciudadana, con La Cámpora incluida, Vicky Donda y Pino Solanas.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.