Larreta y Lammens afinan su estrategia para enfrentarse en el debate

El jefe de gobierno repasará los logros de la gestión Pro en la ciudad; el candidato del Frente de Todos apuntará a la educación y la salud
Jaime Rosemberg
(0)
30 de septiembre de 2019  

Sin dejar detalles por revisar, Horacio Rodríguez Larreta y Matías Lammens ya se preparan para el debate obligatorio que, junto a otros dos candidatos, protagonizarán el 10 de octubre, de cara a las elecciones en las que el jefe de gobierno porteño irá por su reelección, y su rival, por un batacazo histórico en el distrito en el que nació el macrismo.

Precavido, y sin permitirles a sus colaboradores usar la palabra "tranquilo", Larreta ya encabezó, esta semana, una reunión con su mesa chica de campaña, que integran, entre otros, los funcionarios Eduardo Macchiavelli, Facundo Carrillo y Marcelo Nachón, para analizar la estrategia de cara al debate, que se llevará a cabo en las instalaciones del Canal de la Ciudad, y del que participarán también Matías Tombolini (Consenso Federal) y Gabriel Solano (Frente de Izquierda).

"Siempre los debates le sirven más al que está perdiendo. Pero nosotros tenemos la oportunidad de lucirnos mostrando todo lo bueno que hicimos en la ciudad", afirmaron a LA NACION muy cerca del jefe de gobierno porteño. No habrá, al menos en teoría, chicanas ni ataques hacia Lammens por su pertenencia a la lista del kirchnerismo, y sí un discurso "municipalizado", basado en las obras públicas y los "avances" en territorio porteño. "Horacio lo respeta a Lammens, tienen buena relación y la elección no va a cambiar eso", afirmó un funcionario larretista.

Durante la campaña para las PASO, y en una entrevista con LA NACION, el jefe de gobierno porteño solo dijo que "no entendía" cómo Lammens decía que no era kirchnerista si formaba parte del mismo conglomerado político, con Fernández presidente en el extremo de la boleta.

El temario, consensuado con los otros candidatos, parece ayudar sobre todo a Rodríguez Larreta, que obtuvo 14 puntos porcentuales más que Lammens en las PASO de agosto. Infraestructura y gestión urbana; autonomía, justicia y seguridad; educación, salud, cultura y desarrollo humano, y vivienda, ambiente y desarrollo productivo serán los cuatro ejes en los que estará dividido el debate, al margen del minuto de presentación del que gozará cada postulante y de la pregunta que cada uno de ellos, por sorteo, está facultado a hacer a cada uno de sus rivales. Luego de 12 años de gestión ininterrumpida, Larreta se dedicará a repasar los "avances" de la gestión Pro, a esquivar cualquier referencia a la economía y a responder las críticas, que, como se prevé, serán fuertes por parte de sus tres oponentes.

"Si bien nos hubiese gustado un formato más abierto y flexible, para nosotros siempre es importante debatir. Y si se genera otra instancia de debate, también iremos", afirmaron a LA NACION cerca del candidato del Frente de Todos, en queja por el temario consensuado en un debate supervisado por el Tribunal Superior de Justicia de la ciudad.

En el entorno de Lammens, de todos modos, se mostraron conformes porque se aceptaron algunas de sus propuestas en las reuniones previas, como el minuto libre para cada participante. El presidente de San Lorenzo tendrá una chance de descontar la ventaja cuando le pregunte a Rodríguez Larreta sobre la educación y la salud en la ciudad, según lo asignó el sorteo.

Irónico, Tombolini se mostró fastidiado con los temas y las reglas elegidas. "Las reglas del debate son iguales que las prioridades de Larreta: vamos a tener el mismo tiempo para hablar de baldosas que de la suma de educación, salud y cultura", afirmó a LA NACION el candidato lavagnista, que en las PASO terminó tercero con 7 puntos porcentuales.

Candidato por la izquierda, Solano tampoco parece dispuesto a desperdiciar su chance. "Tenemos tres objetivos en el debate: visibilizar las enormes deudas sociales que tiene la ciudad, dejar en claro que somos los verdaderos opositores porque hay cogobierno entre Pro y el kirchnerismo y, por último, dar a conocer nuestros programas de salud, educación y revisar la venta de terrenos", afirmó Solano a LA NACION.

Desde la Casa Rosada, en tanto, aparecen confiados en el triunfo de Larreta. "Podemos ganar en primera vuelta, todo tiende hacia eso", explicaron muy cerca del Presidente, aunque evitaron hablar de encuestas. "Ya tuvimos suficiente con lo que nos pasó en agosto", reconoció con ironía un funcionario nacional con pasado porteño, que aguarda -como todo el macrismo- un triunfo resonante en el principal bastión electoral.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.