Suscriptor digital

Las Abuelas pedirán la derogación de dos leyes

Cambio: Carlotto dijo que solicitará al Presidente que anule las leyes de obediencia debida y de punto final para poder enjuiciar a represores.
(0)
30 de marzo de 2000  

(DyN).- Las Abuelas de Plaza de Mayo pedirán al presidente Fernando de la Rúa "la anulación" de las derogadas leyes de punto final y de obediencia debida, que desprocesaron a represores de la última dictadura, y la sanción de una nueva norma legal que abra el camino para enjuiciarlos por "genocidio".

Así lo reveló ayer, en diálogo con la agencia DyN, la titular del organismo humanitario, Estela de Carlotto, que además comentó: "Se lo pediremos a De la Rúa porque fue un gobierno radical el que sancionó esas leyes, así que por lógica los que hicieron el daño que lo reparen".

Las leyes de punto final (1986) y de obediencia debida (1987), promulgadas por el gobierno de Raúl Alfonsín, desprocesaron a centenares de militares, policías, gendarmes, prefectos y guardiacárceles que se hallaban involucrados en juicios por graves violaciones a los derechos humanos.

En el verano 1997-1998, a instancia de diputados del Frepaso, el Congreso aprobó la derogación de ambas leyes, pero no consintió anularlas, tal cual habían propuesto sus impulsores, con lo cual dejó en pie sus efectos de impunidad sobre los uniformados cuestionados por represores.

Ahora las Abuelas de Plaza de Mayo vuelven a la carga. Carlotto admitió que "el tema puede haberse dormido en el Frepaso o en la Alianza, pero los familiares de las víctimas siempre vamos a insistir con la necesidad de verdad y justicia".

La titular de Abuelas no quiso precisar la fecha en que solicitarán una audiencia con De la Rúa, y pareció dispuesta a esperar más al sostener: "Le estamos dando tiempo al doctor De la Rúa para que pise bien la tierra porque hace poco asumió su mandato". Con respecto al procedimiento que cabría en este asunto, admitió: "Yo no soy abogada así que le pediremos al Gobierno que haga el trámite o recurso para que se pueda volver a juzgar a todos los responsables del terrorismo de Estado".

"A nadie le interesa que esto se transforme en un desequilibrio del Gobierno", dijo. "Al genocidio no hay indulto ni leyes de punto final y obediencia debida que lo borre", finalizó.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?