Las AFJP, a la espera de definiciones oficiales

No creen que el Gobierno use sus recursos
Silvia Stang
(0)
26 de diciembre de 2001  

Los responsables de las Administradoras de Fondos de Jubilaciones y Pensiones (AFJP) se mantenían ayer expectantes respecto de los pasos que podría dar el nuevo gobierno relacionados con el futuro del sector previsional.

En principio, las empresas saben que no sería extraño que los funcionarios busquen formas de financiamiento para el fisco a partir de los ahorros previsionales de sus afiliados. Sin embargo, hay al menos dos elementos que los hacen dudar de que realmente se eche mano a los fondos que administran.

Por un lado, el hecho de que las autoridades salientes prácticamente agotaron esa instancia: el ex ministro de Economía Domingo Cavallo llegó al punto de obligar a las AFJP a colocar todos los recursos de sus plazos fijos, a medida que vayan venciendo, en Letras del Tesoro, para poder refinanciar los vencimientos que, de otro modo, no se podrían cubrir.

Por otra parte, tienen en cuenta que, según los anuncios realizados hasta ahora, el gobierno de Adolfo Rodríguez Saá se financiará en los próximos meses con los recursos que genere la suspensión del pago de la deuda pública.

De todas formas, hay una medida que ronda desde hace tiempo en el ambiente y que nunca fue tomada. Es la que implicaría derivar los aportes de los trabajadores a las AFJP -o al menos una parte sustancial de ellos- al Tesoro nacional en lugar de a las cuentas de capitalización individuales. Sería, claro está, una medida de emergencia y, por lo tanto, por un tiempo limitado.

Medida "impopular"

Tampoco por esta posibilidad dicen estar preocupadas las administradoras de jubilaciones, ya que consideran que sería demasiado impopular una norma de esas características, máxime cuando podría significar que se vuelva atrás con la reducción de los aportes personales al sistema de jubilación del 11 al 5 por ciento del salario, disposición aún vigente y que implica un aumento en los ingresos netos de los asalariados.

Y el nuevo presidente, según ellos, no parece estar dispuesto a hacer anuncios impopulares.

La designación de Oraldo Britos a cargo de la cartera laboral, por otra parte, no puede dejar de hacer recordar los proyectos nada amistosos con el sector que el justicialista elevó al Congreso siendo legislador.

Uno de ellos proponía abrir la puerta para que los afiliados de las administradoras puedan retornar al régimen estatal de reparto.

Más que una postura ideológica de quienes nunca se convencieron del sistema de capitalización, también significaría una posibilidad de conseguir más recursos directos para el fisco.

Estado en default

"No creemos que la gente opte por hacer sus aportes jubilatorios a un Estado que declaró su default", reflexionó un directivo del sistema ante la consulta de LA NACION.

En todo caso, los empresarios previsionales también dudan de que, como ministro temporario, Britos tenga intenciones de ejecutar las reformas que propició desde el Poder Legislativo, y de que tenga suficiente margen político de maniobra.

No es un dato menor que, como gobernador de San Luis, Adolfo Rodríguez Saá optó por traspasar la caja jubilatoria de su provincia a la Nación, convalidando de tal manera el régimen de capitalización por el que gran parte de los empleados públicos optaron en su momento.

A punto de entrar en una reunión informal de Gabinete y al ser consultado sobre el tema por LA NACION, el propio Britos sostuvo que aún no pudo analizar el tema.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.