Las agrupaciones piqueteras ponen a prueba su poder de convocatoria