La negociación entre el Gobierno y el campo. Las bases rurales son pesimistas y amenazan con volver a las rutas