Las contradicciones en las declaraciones juradas de Amado Boudou

Su patrimonio se multiplicó por tres en los últimos seis años; según informó a la Justicia, llegó a gastar hasta $60.000 por mes
(0)
28 de junio de 2014  • 11:46

La nota «Perfil de bon vivant y contradicciones en las declaraciones juradas de Amado Boudou», escrita por Iván Ruiz y Maia Jastreblansky, fue publicada el 22 de mayo de este año. Reproducimos el texto a continuación a raíz del procesamiento del vicepresidente por cohecho y negociaciones incompatibles con su función en la causa Ciccone.

El vicepresidente Amado Boudou fue procesado por cohecho y negociaciones incompatibles con su función
El vicepresidente Amado Boudou fue procesado por cohecho y negociaciones incompatibles con su función Fuente: Archivo

Amado Boudou tiene andar de millonario. Vive en Puerto Madero, tiene una Harley Davidson y un Audi A4 y gasta hasta $60.000 por mes. Desde que es funcionario, el vicepresidente triplicó su fortuna. Su lujoso estilo de vida despierta sospechas: en paralelo a la causa Ciccone , la Justicia lo investiga por enriquecimiento ilícito.

Pese al crecimiento de su patrimonio, Boudou no hizo grandes inversiones. No apostó por propiedades o campos, ni por grandes emprendimientos inmobiliarios. Todo lo contrario: gastó.

Tres peritos contables con experiencia en revisar las cuentas de los funcionarios públicos analizaron a pedido de LA NACION los bienes de Boudou desde 2007, cuando se desempeñaba en la Anses, hasta 2012, cuando ya era vicepresidente. "El excesivo gasto es una de las formas más comunes de evitar declarar la real inversión del dinero", evaluó uno de los expertos en estricta reserva.

Boudou incurrió en contradicciones al informar sus bienes. Además de las declaraciones juradas que entregó todos los años ante la Oficina Anticorrupción (OA), el vicepresidente hizo una presentación voluntaria ante la Justicia en la que expuso su evolución patrimonial. Las dos presentaciones, que toman los mismos períodos temporales, tienen llamativas diferencias. Entre las omisiones del vicepresidente figura una deuda de $214.110 con su amigo y socio José María Núñez Carmona y un préstamo entregado por su padre, por USD 100.000 (valuados a $3,10).

El detalle de estas omisiones son parte de una presentación judicial realizada por los diputados Manuel Garrido y Graciela Ocaña. "Boudou declara más ante el juez [Ariel] Lijo porque cuando lo empiezan a investigar aparecen más bienes de los que había mencionado ante la OA. Entonces, de repente aparecen más deudas, más ingresos, un préstamo del padre. Está claro que no puede justificar los bienes. Hay que investigar su pasivo, si las deudas que tienen realmente existen", pidió Garrido.

Las declaraciones juradas de Boudou ante la OA pueden consultarse aquí

La nota distintiva en la evolución patrimonial de Boudou es el alto nivel de gastos personales en relación con sus ingresos. Ninguna de sus inversiones se equipara, en promedio, con lo que el vicepresidente gasta en su vida cotidiana.

"Boudou es un bon vivant y una persona que vive el hoy. Incluso desde lo filosófico, cree que hay que consumir, para que se mueva la economía", consideraron desde su entorno más cercano consultados por este medio.

Si se toman en cuenta las declaraciones juradas que presentó ante la Justicia, el vicepresidente consumió en 2011 más de $60.000 por mes. El consumo representó el 93% de los ingresos declarados. Como vicepresidente, Boudou tiene cubiertos los gastos inherentes a su función y viáticos por sus viajes oficiales.

"El excesivo consumo da la pauta de que estas declaraciones están todas dibujadas. Si sos un tipo como [Leonardo] Fariña, se puede entender que gastes semejante cantidad de dinero por mes. Pero siendo ministro de Economía, con gastos oficiales cubiertos y conocimientos sobre inversiones... ", lanzó uno de los expertos que analizó, a pedido de LA NACION, las cuentas del vicepresidente durante dos semanas. Y detalló: "Los gastos personales de un contribuyente de este tipo, en general representan entre el 30 y un 40%. Si es mucho más, es porque hay algo raro. Por ejemplo, puedo decir que me gasto el dinero y, en realidad, estoy invirtiendo a nombre de otras personas o testaferros".

El patrimonio de Boudou se multiplicó por tres en los últimos seis años, de acuerdo a sus declaraciones juradas. En 2007, el vicepresidente declaraba un saldo de poco más de $ 600.000. En 2012, sus números llegaban hasta $ 1.700.000.

Su sueldo como funcionario representa la mitad de sus ingresos declarados. El resto proviene de dividendos de sus firmas. Con el avance de su carrera política, las sociedades de Boudou ganaron terreno. En 2007 tenía invertidos sólo $600 en acciones. En 2012, ese número creció más de 50 veces: compró acciones por $360.000.

Ingresos y gastos

Contradicciones

Equivocaciones, olvidos u omisiones pueden suceder cuando se completa una declaración jurada. Pero si se comparan sus dos presentaciones, el vicepresidente siempre declaró menos patrimonio ante la Oficina Anticorrupción que ante el juez Lijo. "Es una contradicción impresentable. Como no cerraban los números por ningún lado, empezaron a meter mano para ver si la podían arreglar de alguna manera", consideró el diputado Garrido.

¿Cuáles son las contradicciones que mencionan los legisladores en su informe?

  • En el expediente judicial figuran deudas nunca antes informadas en sus declaraciones juradas: manifestó a la Justicia mantener con su padre Amado Rubén Boudou una deuda de USD 100.000 desde el 2008, que no figura en sus presentaciones ante la OA y de la que tampoco presentó documentación respaldatoria.
  • Tampoco mencionó en sus DDJJ una deuda de $214.000 con su socio Núñez Carmona que informó a la Justicia como parte de su pasivo en los años 2010 y 2011. Boudou recién incluyó esa deuda en la última presentación que hizo ante la Oficina Anticorrupción correspondiente a 2012.
  • Al referirse al período 2007, mientras que en la OA declaró activos por $618.000, ante la Justicia informó casi un millón. En 2011, declaró, respectivamente, $1.490.000 y $1.687.000.
  • En 2009, ante la Justicia declaró la venta de su auto patente WYT 716, que no figura en sus declaraciones patrimoniales. Además, omitió declarar tres embarcaciones que manifestó tener en el escrito judicial, por las que también habría obtenido ingresos al vender, supuestamente, dos de ellas.
  • En lo que parece un error de tipeo, en 2007 figura una diferencia en el monto de las acciones que tenía en la sociedad que comparte con José María Núñez Carmona: ante la OA dijo que representaban $600 y ante la Justicia, $6.000.
  • También aparecen incongruencias en la valuación que hizo de las acciones que poseía en su otra sociedad conocida, Hábitat Natural SA: ante la OA dijo que en 2010 y 2011 sus acciones ascendían a $140.000, pero en el escrito judicial aseguró que sumaban más de $350.000.
  • Existen abultadas diferencias entre ambas declaraciones en lo referente a ingresos: ante la Justicia, Boudou dijo haber obtenido entre 2007 y 2011 ingresos por $4,7 millones, pero ante la Oficina Anticorrupción sólo declaró $3 millones.

"Estas diferencias demuestran la inconsistencia de sus presentaciones. Durante siete años le mintió a la OA. ¿Se olvidó de las deudas con Nuñez Carmona y el préstamo del padre? ¿Se olvidó de declarar los barcos? ¿Qué declaración hay que tomar por válida entonces? Estamos hablando de un ex ministro de Economía, alguien que sabe muy bien cómo hacer declaraciones juradas", consideró uno de los especialistas contables.

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.