Exagerado. Las cuentas aéreas son públicas, pero sin respaldo