La polémica por los bloqueos: podría afectar la renegociación de los contratos. Las empresas temen ataques piqueteros