Las horas frenéticas del cierre: corridas, ajustes finales y pelotas de fútbol

Fuente: AFP
Gabriel Sued
(0)
1 de diciembre de 2018  • 20:50

Con una pelota de fútbol entre las manos, Mauricio Macri acelera el paso por un corredor interminable, como los que conectan distintos pabellones de un aeropuerto. Rodeado por sus funcionarios de confianza, se dirige de la zona roja, exclusiva para los mandatarios, a una sala de conferencias del área amarilla, repleta de periodistas que aguardan el mensaje de cierre de la cumbre. Lleva dos minutos de retraso.

Con otros protagonistas, la escena se repite durante tres horas. Entre las 14 y las 17, el pabellón 5 de Costa Salguero, destinado a conferencias y entrevistas, se convirtió en una pasarela por la que desfilaron los principales líderes del mundo. Casi a la misma hora y a pocos metros de distancia, podía escucharse al presidente de Francia , Emmanuel Macron ; la primera ministra del Reino Unido , Theresa May , y el presidente de Turquía , Recep Erdogan .

Todos llegaron con una pelota igual a la que traía Macri. Era un regalo del mandamás de la FIFA , Gianni Infantino . Esperó a los mandatarios en el acceso del corredor que conduce al pabellón amarillo, con un balón y una camiseta personalizada, con el logo del G-20 y el nombre de cada presidente. Una devolución de gentilezas: con el trato que solo reciben los jefes de Estado y sus funcionarios, Infantino ocupó una sala de prensa y dio la charla principal de la mañana. La superposición de conferencias fue un desafío para la organización, que debía cumplir al pie de la letra los requerimientos de las delegaciones.

Casi al trote, una mujer de uniforme azul llevaba una bandera de Canadá. El gobierno de Justin Trudeau había pedido dos estandartes para la conferencia del primer ministro. A su vez, la delegación de Sudáfrica intentaba que la bandera luciera extendida sobre el mástil, un desafío para el personal de protocolo, que tuvo que enganchar una hilera de perchas escondidas debajo de la tela.

Fuente: Reuters

Con mástiles de madera brillosa, las banderas se guardaban en un pasillo ancho, detrás de la sala de conferencias, la que usó Macri para el mensaje de cierre.

En otro extremo del pabellón aparecía otro depósito reservado para las banderas bordadas, que se usan para las reuniones bilaterales. El presidente de Chile, Sebastián Piñera , pidió usar la versión de lujo para su conferencia.

Geografía de la cumbre

Las reuniones bilaterales se desarrollaban en el pabellón 4, primera estación de la zona roja, que tiene otros tres sectores.

En el pabellón 3 se encontraba la pasarela donde el presidente argentino le dio la bienvenida al resto de los mandatarios y donde se tomó la foto de familia. En el 2, la mesa circular donde se hicieron las reuniones plenarias. El 1 estaba reservado para el salón de retiro, donde los presidentes se reunieron a solas, antes del comienzo formal de la cumbre.

No fue ahí donde se llevaron adelante las negociaciones para el comunicado de consenso. El pabellón clave fue el 6, destinado a los sherpas de las distintas delegaciones. En ese sector, identificado con el color azul, la actividad no se detuvo durante la noche.

Las tratativas arrancaron a las 19 del viernes y se extendieron hasta las 13.20 del sábado. Solo hubo una pausa para un desayuno rápido.

En las últimas horas de la cumbre el ritmo de trabajo también fue frenético para los intérpretes, en su mayoría mujeres.

Fuente: AP - Crédito: Pablo M. Monsivais

En un cruce de pasillos, se juntaban para recibir indicaciones de la jefa, que sostiene un mapa coloreado con las salas y actividades del pabellón. "Ahora que termina Macri tenemos Trudeau y May", les recordaba. La conferencia del presidente argentino se tradujo a 15 idiomas.

Los intérpretes trabajaban en cabinas ubicadas a cada lado del salón de conferencias número uno. Era el más grande de las enormes habitaciones de durlock que ocupaban el pabellón de prensa. En la puerta del lugar, un encargado de la organización daba una indicación a dos jóvenes de uniforme azul: "Hay que cuidar que los periodistas no se lleven los auriculares".

Cuando Macri terminó de hablar se fue por el corredor por el que había llegado. Se quedó rezagado Hernán Lombardi, el funcionario encargado de la organización de la cumbre. En la solapa del saco lucía una medalla dorada, con el logo del encuentro, una llave que le abre las puertas a cada rincón del predio de Costa Salguero.

Con tres teléfonos celulares en la mano, Lombardi pedía a un asistente que lo comunicara con el brigadier Roberto Andriasen, responsable de la operatoria en Aeroparque. Necesitaba autorizar un vuelo privado de un integrante de la delegación que lidera Mohammed ben Salman, el príncipe de Arabia Saudita. El nombre del mandatario se repite sin excepción en todos los salones de conferencias, al igual que las felicitaciones para la Argentina.

Detrás de ojeras marcadas por días de mal sueño, Lombardi parecía aliviado.

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.