Las huellas nocivas se sienten en el aire