Las llamativas prácticas societarias de Boudou

Junto a sus allegados omite notificar cambios en sus empresas
Hugo Alconada Mon
(0)
9 de febrero de 2012  

El vicepresidente Amado Boudou, su socio y su amigo señalado como "testaferro" comparten una práctica singular. Los tres operan en sociedades que arman, compran o modifican a través de escrituras o instrumentos privados, por lo que esas empresas mantienen sus legajos desactualizados ante los organismos públicos, retraso que a veces superó más de un año o continúa en la actualidad.

Las notificaciones de los cambios societarios, de manera recurrente, sólo se plasmaron cuando resultó estrictamente necesario para, por ejemplo, tomar el control de la ex Ciccone Calcográfica, según verificó La Nacion tras consultar registros comerciales y el Boletín Oficial.

Boudou explicitó esa práctica cuando presentó su declaración jurada de bienes ante la Oficina Anticorrupción (OA) a mediados de 2011, en la que consignó una evolución patrimonial del 64% entre 2009 y 2010, monto que corrigió cuando provocó una polémica. Allí, identificó como el factor más importante de su aumento patrimonial la compra del 50% de Habitat Natural SA, dedicada a las inversiones inmobiliarias, el 10 de septiembre de 2010.

En los registros, sin embargo, Boudou no figura entre sus accionistas, ni en su directorio. Aparecen el abogado Ignacio Danuzzo Iturraspe y su amigo y compañero de colegio, José María Núñez Carmona. Incluso, a pesar de que en marzo de 2011 se publicó en el Boletín Oficial el aumento de su capital social de 40.000 a 720.000 pesos, incremento con el que el entonces ministro de Economía detalló, ante la OA, que su participación se valuaba en $ 140.040.

Su socio, Núñez Carmona, es, por su parte, quien se presentó a mediados de 2010 ante varios acreedores de la ex Ciccone Calcográfica como el "operador" de Boudou para anticipar que la papelera obtendría nuevos y jugosos contratos oficiales si se levantaba la quiebra y no quedaba en manos de su rival Boldt, detallaron dos de sus interlocutores a La Nacion.

Boudou y Núñez tampoco publicaron en el Boletín Oficial, aún, la participación del ex ministro en otra sociedad, Inversiones Inmobiliarias Aspen SA, en la que su amigo asumió como director suplente en julio de 2006 y sólo se publicó en el Boletín Oficial dos años después. Ante la OA, no obstante, Boudou sí lo declaró.

Instrumentos privados

El otro amigo del vicepresidente, Alejandro Paul Vandenbroele, al que su esposa Laura Muñoz señaló como su "testaferro" para blanquear "coimas", también mostró prácticas similares. Incluso, cuando tomó el control de la ex Ciccone a través de la misteriosa firma The Old Fund, controlada por otra firma holandesa, tras un inesperado giro de la AFIP.

Al constituir Agroibérica de Inversiones SA, en marzo de 2007, Vandenbroele declaró su domicilio en la calle Lagasca 140, 1° piso, de Madrid, España. Más aún, afirmó ser soltero y de "nacionalidad belga", según se plasmó recién un año después y en el Boletín Oficial, pero de la provincia de Tucumán.

Ese domicilio español figura como "oficina asociada" en Madrid del estudio jurídico argentino Alfaro Abogados. Allí indicaron que Vandenbroele "no trabaja más" para el bufete, ante la consulta de La Nacion, aunque no detallaron cuándo concluyó sus labores.

Las versiones alrededor de Vandenbroele arrecian. Entre otras, sobre su supuesto pasaporte español, no belga, o sobre su viaje al exterior. La Nacion intentó contactarlo, pero no respondió las llamadas a su celular.

En Ruta Sur Rentals SA, sin embargo, Vandenbroele se presentó ya en diciembre de 2009 como argentino y casado. Y en The Old Fund también mostró un retraso similar: asumió la presidencia en septiembre de 2009, lo que se autorizó en esa fecha y en marzo de 2010, pero sólo se publicó en el Boletín Oficial en noviembre de 2010. Dos años y dos meses después de la "asamblea unánime de accionistas".

Vandenbroele repitió la práctica cuando The Old Fund amplió su capital social de 30.000 a 57.000 pesos. Fue en octubre de 2010, después de que se presentaron en el expediente judicial de la quiebra de la ex Ciccone con más de $ 2,3 millones, pero sólo se notificó en julio de 2011.

La misma práctica se repitió incluso cuando los Ciccone renunciaron a la presidencia y vicepresidencia de la papelera y Vandenbroele asumió la titularidad. Ocurrió el 21 de octubre de 2010, pero sólo se publicó en el Boletín Oficial de un año después.

Omisiones

De manera recurrente, las sociedades en las que participan el vicepresidente Amado Boudou y sus allegados no notifican sus ingresos y cambios accionarios por medio del Boletín Oficial.

Retrasos

En otras ocasiones, las modificaciones societarias se publican en el Boletín Oficial, pero transcurrido un año o más de las asambleas de accionistas, como ocurrió en la ex papelera Ciccone Calcográfica.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.