Las monjas del convento y la esposa de José López hablaron por teléfono 11 veces la noche de los bolsos