Las múltiples caras de Alberto Fernández

Laura Di Marco
Laura Di Marco PARA LA NACION

Editorial de Laura Di Marco en LN+

08:53
Video
(0)
8 de noviembre de 2019  • 22:58

A continuación, sus principales conceptos:

  • Alberto Fernández empieza a desplegarse como un presidente electo ambiguo, como siempre fue el peronismo pero, en su caso, con el aditamento de que tiene que manejar cierta ambigüedad porque está en una coalición que tiene al kirchnerismo adentro, con quienes ya empezó a mostrar diferencias y tensiones.
  • Un tema central es la configuración de la futura oposición, el actual oficialismo, el "posmacrismo". Se está desafiando el liderazgo de Mauricio Macri.
  • La configuración de la oposición es muy importante, porque es la que le va a marcar límites al oficialismo de Fernández. Límites muy concretos, en el Congreso, por ejemplo. El límite es la definición de la democracia. La democracia es ejercer el poder por un tiempo limitado y es que existan dos fuerzas competitivas con las mismas posibilidades de llegar al poder y que una limite a la otra. Esta es, tal vez, la gran contribución que hizo el macrismo a la Argentina.
  • Esta semana circuló un documento de ocho puntos sobre economía que elaboraron el ministro de Hacienda, Hernán Lacunza, y el jefe de Gabinete, Marcos Peña. Apuntaron a dejar por escrito la herencia económica que dejaban. Pero la política económica es el punto más olvidable del macrismo. Incluso, la gente que apoyó la reelección de Macri, lo hizo a pesar de la política económica del Gobierno.
  • Lo más relevante de Juntos por el Cambio es haber construido en 20 años (no tanto tiempo en términos históricos) una fuerza competitiva y alternativa a la hegemonía del peronismo, y así, haber fortalecido la democracia en la Argentina.
  • Alberto Fernández estuvo esta semana en México y dejó varias postales. Una de las caras que mostró es la defensa de Cristina Kirchner. Adhirió a la teoría del "lawfare"; la persecución política a través de la Justicia. Una teoría a la que parece adherir también el papa Francisco. La teoría de Fernández sostendría que la corrupción kirchnerista no existió, o si existió, Cristina Kirchner no la lideraba.
  • Fernández tuvo también algunos cruces con periodistas, particularmente tuvo uno fuerte con un periodista de Clarín. El periodismo estuvo en el escenario político esta semana. Hugo Moyano, aliado de Alberto Fernández, dijo que los periodistas que lo habían dañado en estos años debían pagar.
  • Moyano es investigado por el periodismo hace muchos años, y ahora también por la Justicia, por lavado de dinero, asociación ilícita y evasión impositiva. Los periodistas a los que él se refiere, en todo caso, comentaban las causas de Moyano, que es un dirigente millonario (supuesto representante de los trabajadores), que no se sabe de qué vive y que aparentemente tiene empresas que proveen a su propio sindicato.
  • Alberto Fernández mantuvo silencio frente a las declaraciones de Moyano, no salió a repudiarlos. Por otro lado, otra cara de Fernández es que ha dado muchas entrevistas a periodistas muy críticos de él, hecho que lo pone en una vereda opuesta a Cristina Kirchner.
  • Fernández también charló con el presidente Trump esta semana. Una conversación tal vez impensable para Cristina Kirchner, donde supuestamente se habló de una ayuda de Trump para la renegociación de la deuda con el FMI, crucial para la Argentina.
  • La economía es un tema central en la Argentina de hoy. ¿Quién va a ser el ministro de Economía de Fernández? Hay dos nombres circulando: uno es Matías Kulfas, un heterodoxo, un perfil cercano a lo que Alberto Fernández expresa en materia económica; otro es Guillermo Nielsen, que esta semana viajó a Miami y se reunió con Alejandro Werner, el director del Departamento del Hemisferio Occidental del FMI. Allí, están hablando sobre América latina como una oportunidad para la inversión.
  • Guillermo Nielsen tiene un perfil bastante distinto al de Matías Kulfas. Es un hombre promercado, tal vez podría equilibrar los fantasmas que rodean a Alberto Fernández por algunas declaraciones de su entorno. Por ejemplo, esta semana, el sindicalista Roberto Fernández habló de que hay que "darle a la maquinita" (emitir dinero).
  • Nielsen es el perfil opuesto a ese paradigma, es un hombre que estuvo pidiéndoles planes a las empresas petroleras para crear una planta de licuefacción del gas. El gas licuado es el que puede exportarse y para eso se necesita construir una planta. Esto es importante porque el albertismo está pensando en Vaca Muerta como otra fábrica productora de dólares, similar al campo. Nielsen está también en este esquema.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.