Las ONG quieren conocer los contenidos

Varias habían hecho propuestas
Laura Capriata
(0)
25 de abril de 2004  

Si en algo coinciden las organizaciones no gubernamentales (ONG) que reclaman una reforma política es en la cautela ante los anuncios hechos por el Gobierno en el área. También las une la sorpresa por la iniciativa oficial de impulsar esas medidas en medio de un plan de seguridad, cuando desde fines del año último descansaban en un cajón.

"Hasta ahora no conocemos el proyecto de reforma política del Ejecutivo, fuimos convocados en diciembre para iniciar una discusión, tal como se había acordado, pero después nunca más se nos convocó, con lo cual no podemos opinar sobre lo que no conocemos", señaló a LA NACION Laura Alonso, coordinadora del área de Acción con Políticos de Poder Ciudadano.

Hacia fines de 2003 el ministro del Interior, Aníbal Fernández, mantuvo dos reuniones y varios contactos con las ONG que reclamaban la reforma política, para consensuar una agenda común de temas. Las organizaciones enviaron sus iniciativas a Fernández, que las incluyó en la página web del ministerio, y hasta propusieron nombres para una comisión de notables que analizaría la reforma, y que estaría integrada por académicos y políticos.

Sin embargo, en 2004 el Gobierno no volvió a convocarlos y la comisión nunca llegó a formarse. Por eso la sorpresa entre las ONG cuando escucharon el anuncio, y de boca del ministro de Justicia, Gustavo Beliz, alguien que nunca había intervenido en el tema.

"Todo lo que conocemos son los dos renglones que anunció el ministro de Justicia", explicó Alan Clutterbuck, uno de los precursores de Reforma Política Ya!, una iniciativa lanzada por varias ONG, que hasta 2003 habían mantenido el diálogo con Fernández sobre la cuestión.

"Es un avance en la dirección correcta, aunque se perdieron varios meses", señaló Clutterbuck.

Igual opinó el analista político Sergio Berensztein, también integrante de Reforma Política Ya!, quien destacó que varios de sus planteos hayan vuelto a la agenda oficial.

Un cambio integral

Sin embargo, expuso algunas dudas por el marco en que se hizo el anuncio, ya que, para Berensztein, "la reforma puede aparecer sesgada cuando se hace hincapié en las conexiones entre la política y la corrupción policial, y se pierde la visión de sistema", dijo en referencia a la necesidad de una reforma integral.

Según el analista, "no se debe pensar que por meter preso a un corrupto se termina con la corrupción y las reglas institucionales que la fomentan".

En la misma línea se manifestó el abogado constitucionalista Daniel Sabsay, que pidió "democratizar de manera integral las estructuras políticas, porque si sólo se modifica el sistema electoral, se peca por defecto".

Sabsay es presidente de la Fundación Ambiente y Recursos Naturales (FARN), que se ocupa de la sustentabilidad de las instituciones y el medio ambiente, y fue convocado hace dos semanas por el Gobierno para elaborar propuestas sobre reforma política, que deberá entregar a principios del mes próximo.

"Es importante definir con qué se va a sustituir la lista sábana [uno de los anuncios de Beliz], porque puede ser algo todavía peor", explicó el especialista a LA NACION, y consideró que en estos días el Gobierno aceleró el tratamiento del tema.

"Bienvenido sea, porque es una cuestión que no puede esperar más", opinó.

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.