Las organizaciones celebran la decisión y planean el #8M

Para las entidades que impulsan la legalización del aborto se abrió una posibilidad inédita y dicen que será difícil volver atrás; buscan que no se demore el debate

Soledad Vallejos
(0)
24 de febrero de 2018  

La noticia de que la legalización del aborto va a debatirse en el Congreso encuentra a muchas mujeres con la bandera en alto, y la posibilidad de magnificar socialmente el reclamo está a solo once días de distancia. En la marcha del #8M se escucharán distintas voces y propuestas de leyes para que se ponga fin a la violencia de género, los femicidios y la discriminación. Se reclamará también por la igualdad de oportunidades. Pero será el aborto legal, libre, seguro y gratuito su máximo estandarte. Además, con la idea de reforzar la necesidad de habilitar cuanto antes el debate, algunos diputados de distintos bloques, con Victoria Donda (Libres del Sur) a la cabeza, pedirán una sesión especial para el 8 de marzo próximo.

A favor y en contra. La intención del Gobierno de habilitar el debate generó opiniones y emociones diversas. El tema "explotó", coinciden las distintas voces consultadas. La polémica por el aborto siempre ha dividido las aguas, pero la posibilidad de una nueva legislación podría representar el fin del último bastión legal en el que la moral prevalente rige la vida privada de las personas.

"Muy contento de que un presidente, luego de 35 años de anomia en el tema en sus antecesores, haya tomado la decisión de darle un tratamiento legislativo -responde el doctor Mario Sebastiani, obstetra del Hospital Italiano y autor del libro Aborto legal y seguro, de editorial Paidós-. Sobre todo porque [Mauricio Macri] empezó diciendo que en la agenda de su gobierno no estaba el aborto.

Su colega Ernesto Beruti, jefe del Departamento de Obstetricia del Hospital Universitario Austral, cree que "muchas mujeres quedan atrapadas en el callejón sin salida del aborto por la falta de apoyo emocional de su círculo cercano y el desconocimiento de alternativas. En lugar de comprensión y ayuda, reciben indiferencia y maltrato".

¿Cuál es hoy el principal impedimento para que se sancione la ley? "No hay que permitir que los legisladores se abroquelen en sus creencias personales. Una cosa es lo personal y otra, lo público. La obligación que tienen no es la de manifestar sus posiciones, sino la de ejercer una política pública, aun en contra de sus creencias. La Iglesia trabaja para que esto no suceda. Pero el impedimento no es la Iglesia. El impedimento son los legisladores y gobernantes. El presidente los ha sacado de su zona de confort", concluye Sebastiani.

A la presidenta de la Casa del Encuentro, Ada Rico -titular de una ONG que trabaja para erradicar toda forma de violencia, abuso y discriminación hacia las mujeres, adolescentes, niñas y niños-, la noticia le llegó en medio de los preparativos de la presentación de los diez años de informes de Femicidio en la Argentina. "Después de tantos años de lucha del movimiento de mujeres celebramos que se dé un debate tan postergado, que significaba una deuda pendiente para la democracia".

También Mabel Bianco, presidenta de la Fundación para Estudio e Investigación de la Mujer (FEIM) celebró la noticia, y considera que aún existe cierto temor a que se hable abiertamente del tema. "Ahora el problema estará en los que pretendan complicar la discusión para retrasarla y pasar el año legislativo. Pero creo que la sociedad se va a ocupar de no permitir esto".

Para la mayoría de los especialistas consultados, así como pasó con el #NiUnaMenos y el tema de la violencia contra las mujeres, el debate en el Congreso por una ley de aborto está en la agenda pública. "Es un interés de toda la sociedad, y ahora es difícil dar marcha atrás", afirma Bianco.

A la marcha local del #8M se suma el Paro Internacional de Mujeres, al que ya adhirieron más de 70 países, donde se coordinarán distintas acciones y una huelga de actividades.

Algunos países claves en su postura respecto de la legalización

Después de muchos años, la legalización del aborto va camino a discutirse este año en el Congreso. Pero, ¿cómo es la situación en otras latitudes?

Estados Unidos

En Estados Unidos, el aborto se legalizó a través de un histórico fallo de 1973 de la Corte Suprema de Justicia, conocido por el nombre de la causa, Roe vs. Wade. El máximo tribunal de la primera potencia global dictaminó en una votación 7-2. Hasta ese fallo, el aborto solo era legal en cuatro estados -Alaska, Hawai, Nueva York y Washington-; permitido bajo ciertas condiciones en otros e ilegal en más de la mitad del país. La Corte decidió que el aborto era un derecho de la mujer amparado por la constitución. Como la legalización del aborto llegó a través de un fallo de la Corte, no se trata de un tema cerrado. El máximo tribunal está dividido ideológicamente, pero si en alguna ocasión llega a tener una mayoría conservadora, otro fallo puede revertir la decisión de Roe vs. Wade.

España

El aborto es legal en España, que desde el año 2010 habilita la posibilidad de interrupción voluntaria de embarazo para mujeres mayores de 18 años y que tengan hasta 14 semanas de gestación. Fuera de ese marco, una legislación reciente del Partido Popular (PP) exigió el consentimiento de los padres en casos de menores de edad. Existen excepciones muy específicas para eximir de esa autorización, como así también para el caso de embarazos superiores a las 14 semanas. Dentro del marco general, los servicios de aborto están incluidos de modo gratuito en las prestaciones del sistema de Seguridad Social. También existe la posibilidad de clínicas privadas -que deben estar debidamente autorizadas- donde el precio de una interrupción oscila entre los 350 y los 1700 euros, según el cuadro.

Uruguay

El aborto no está penalizado en Uruguay, pero para que la mujer pueda practicarlo hay exigencias que impone la ley de 2012 que eliminó los castigos penales. El aborto estaba penalizado por la ley Nº 9763 de enero de 1938 que sostenía que "la mujer que causare su aborto o lo consintiera" sería "castigada con prisión de tres a nueve meses". Durante el gobierno de José Mujica se aprobó en 2012 la ley Nº 18.987 que dice que "la interrupción voluntaria del embarazo no será penalizada (.) para el caso que la mujer cumpla con los requisitos que se establecen en los artículos siguientes y se realice durante las primeras doce semanas de gravidez". Esos requisitos son la participación del médico actuante y de un consejo integrado por un ginecólogo, y otros dos del área psíquica y uno del área social.

Venezuela

Tras 19 años de chavismo, el aborto sigue siendo un delito, penado con hasta dos años de cárcel para la mujer y hasta tres para el médico o encargado de practicarlo. En su última entrevista para una televisión española, Nicolás Maduro evitó abordarlo, por tratarse de un "tema delicado". Varios colectivos feministas han intentado situar el debate en la palestra pública, sin ningún éxito. Ocurre todo lo contrario: Venezuela rompe récords de embarazos adolescentes, impulsada por las subvenciones prometidas para las "barrigonas" tanto por Hugo Chávez como por Nicolás Maduro. Naciones Unidas amonestó el año pasado a Caracas al comprobar sus altos índices de mortalidad entre jóvenes que abortaban de forma ilegal, uno de los más altos del continente.

Colombia

La religión pesa como una losa en Colombia, también en cuanto a la interrupción del embarazo, pese a los 300.000 abortos ilegales que se han llegado a practicar en un año. Fue necesaria una lucha que duró años, de organizaciones feministas, para que la Corte Constitucional admitiera en 2006 tres excepciones para la ley antiaborto: peligro para la salud de la mujer, malformación del feto y en caso de violación. Más allá de este avance legislativo, el aborto sigue siendo un tema tabú para la conservadora sociedad colombiana. El aborto también fue un tema que escandalizó al país cuando a través de las denuncias de antiguas guerrilleras se supo que las FARC les ordenaba abortar, a niñas y adolescentres en avanzado estado de gestación luego de haber sufrido abusos sexuales.

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.