Las palabras no le dan seguridad

Enojo: también los jueces bonaerenses quedaron ofendidos por declaraciones de Rico y más que disculpas reclaman responsabilidades.
(0)
26 de marzo de 2000  

LA PLATA.- Las complicaciones generadas al gobierno de Carlos Ruckauf por las declaraciones de su ministro de Seguridad, Aldo Rico, se extienden ahora al ámbito judicial.

La semana última, Rico acusó a los jueces bonaerenses de no trabajar los fines de semana porque "prefieren ir a los countries a descansar".

Estas afirmaciones provocaron indignación en los Tribunales y las respuestas no se hicieron esperar.

"Las declaraciones del ministro constituyen un exabrupto más de quien parece carecer del equilibrio mínimo necesario, exigible a un funcionario de su jerarquía, para el trato y relación con los integrantes de otros poderes del Estado", afirmó el Colegio de Magistrados bonaerense, que reúne a unos 2000 jueces, fiscales y defensores.

El presidente de la entidad, Carlos Paulino Pagliere, dijo a La Nación : "Más que exigirle que se disculpe una vez más, lo importante es que se haga responsable de lo que afirmó y lo traduzca en una denuncia concreta con nombre y apellido. La ofensa generalizada demuestra una actitud simplista que apunta a cambiar el eje del problema que reside en la incapacidad policial para prevenir delitos e intenta trasladar a la Justicia sus desaciertos".

Protesta conjunta

Por su parte, el presidente del Tribunal de Casación Penal, Federico Domínguez, dijo estar "perturbado y sorprendido" por los dichos del ex militar. Domínguez giró el viernes una nota a los miembros del tribunal para conocer su opinión y emitir una declaración conjunta, que el juez podría llevar en mano a Felipe Solá.

Las declaraciones de Rico provocaron un profundo malestar en el seno de la judicatura provincial. Como el caso del fiscal de investigaciones complejas de esta ciudad, Carlos Argüero, que manifestó: "Tenemos que hacernos ver por nuestras resoluciones y no debemos polemizar en este tema, que es eminentemente político".

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?