Las promesas electorales suman $ 77.000 millones