Las pruebas comprometen al hijo de la diputada Rubini

Hay evidencias de que Marcos Alberti disparó contra la multitud que protestaba
Pablo Morosi
(0)
26 de enero de 2002  

LA PLATA.- Para la justicia penal bonaerense existen, en principio, "elementos de prueba suficientes" para señalar a Marcos Alberti, hijo de la diputada Mirta Rubini (PJ), como el autor del disparo de escopeta que hirió de gravedad a un joven mientras participaba -el miércoles último- de un escrache frente a la casa de la legisladora que, desnaturalizado, concluyó con el incendio de la vivienda.

Así lo reveló anoche a LA NACION una fuente judicial y surge, además, de la información contenida en las casi ochenta fojas que ya acumuló el expediente 24.782, iniciado luego de los desmanes en la casa de Rubini.

En esos hechos resultó gravemente herido Antonio Bustos, un desocupado de 21 años que aún permanece internado en el hospital Interzonal Piñeyro, de Junín, en estado crítico.

La situación del único detenido, un abogado de 31 años, se complicó anteayer, cuando la jueza Marisa Muñoz Saggese accedió al requerimiento de la fiscal Silvia Ermácora y ordenó la detención del hombre.

"De hecho, la liberación de las otras dos personas que estaban con Alberti en la casa (Hugo Poroto y Sergio Sobrepera) es un indicativo de que todas las sospechas recaen sobre él", señaló la fuente.

Ahora la Justicia analiza con cautela la forma y el momento más oportuno para que el imputado preste su testimonio -deberá hacerlo en forma perentoria, de acuerdo con lo establecido por el Código de Procedimiento Penal bonaerense-, ya que debería hacerlo en el edificio de los tribunales y se teme que pueda producirse algún tipo de manifestación o agresiones contra su persona. Ayer en la fiscalía no se descartaba la posibilidad de que sea Ermácora el que se traslade hasta Bragado.

En tanto, la fiscal confirmó ayer que el disparo que hirió a Bustos se produjo antes de que los manifestantes ingresaran en el domicilio de la legisladora.

"La persona herida estaba fuera de la casa. Concretamente, cayó justo en el medio de la calzada", aseveró la fiscal, y detalló que "ahí estaban las manchas de sangre" provocadas por la bala que salió disparada "desde dentro de la casa".

La afirmación da por tierra con las versiones que indicaban que el disparo se había efectuado cuando los manifestantes irrumpieron dentro de la vivienda y comenzaron a hacer destrozos.

"Hasta ese momento (el del disparo) estaban todos los manifestantes fuera de la casa; sí habían comenzado a producirse algunos disturbios con piedras, lo que nos llamó la atención porque la manifestación venía muy tranquila", aseguró Ermácora.

Contra esa visión deberán argumentar los abogados de Alberti, Osvaldo Páez y Carlos Acevedo, que, como primera medida, pretenden una recaratulación del expediente y llevarlo hacia la figura de "intimidación".

Estrategia

Según confiaron fuentes cercanas a la causa, los letrados tratarían de demostrar, por medio de peritajes, que el joven estuvo dentro de la casa antes de recibir el tiro.

Como elemento principal contarían con un peritaje sobre la herida de Bustos que presentaría incrustaciones de madera de las aberturas de la vivienda.

De ese modo, podrían conseguir la excarcelación del joven, algo imposible con la carátula actual, "homicidio en grado de tentativa". Un encuadre que podría depararle más de 10 años de cárcel.

Ermácora investiga, paralelamente, las circunstancias en que se produjo el incendio de la finca de Rubini. Si bien por ese hecho no hay,hasta el momento ningún detenido, la Justicia cuenta con varios videos, incautados en el canal 10 de la televisión local, mediante los cuales podría identificar a varios de los autores de los desmanes.

Anoche, LA NACION intentó comunicarse con la diputada Rubini. En su teléfono celular, una mujer que dijo llamarse Susana la excusó de hacer declaraciones a la prensa.

"Mirta está muy mal y su médico le aconsejó que, por el momento, no tenga contactos con los medios de comunicación", explicó la interlocutora, que acotó que la legisladora justicialista se hallaba bajo tratamiento.

Por último, Susana aseguró que "ella quiere olvidar lo ocurrido y no tiene rencores. Lo único que le preocupa verdaderamente es lo que pase con el chico herido y la suerte de su hijo, que hoy está detenido".

Paradero desconocido

  • LA PLATA.- El paradero de la diputada peronista Mirta Rubini seguía siendo ayer un misterio. No fue posible confirmar si se encuentra en la quinta Puerta de Hierro, una de las propiedades que se le adjudican. Ayer, esa finca, situada en las afueras de Junín, presentaba el mismo aislamiento y tranquilidad que de costumbre. Sólo había un detalle diferente: el grueso cartel de hierro forjado que identifica la propiedad fue quitado de su lugar. Las versiones sobre una posible manifestación de protesta hacia el lugar habrían llevado a sus moradores a tomar tal precaución.
  • ADEMÁS
    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?