Las pruebas que complican a Boudou y las que aún falta reunir

Hay al menos 15 indicios registrados por el juez Lijo que apuntan directo contra el vice, pero se podrían sumar más
Hugo Alconada Mon
(0)
1 de junio de 2014  

Para el juez federal Ariel Lijo, que aparezca una foto comprometedora de Amado Boudou es irrelevante. ¿Por qué? Porque el magistrado ya dio por probado el vínculo entre él y su socio José María Núñez Carmona con el único rostro visible de The Old Fund y presidente de Ciccone Calcográfica. Alejandro Vandenbroele, remarcó Lijo, "es conocido de ambos".

¿Cómo y por qué el juez arribó a esa conclusión, que derriba uno de los argumentos defensivos centrales del vicepresidente durante los últimos dos años? ¿Qué pruebas se acumularon en la "causa Ciccone" para colocar a Boudou al borde de su procesamiento? ¿Qué otras evidencias podrían salir a la luz, acaso con repercusiones incluso internacionales? Entre otras, en el expediente se registran las siguientes quince pruebas:

  • Llamadas entrantes y salientes entre Vandenbroele, ya como presidente de The Old Fund, con el secretario privado de Boudou, Eduardo "Cachi" Romano, y con Núñez Carmona, con una correlación con momentos clave en la resurrección de Ciccone.
  • Llamadas entrantes y salientes entre Núñez Carmona y distintos miembros de la familia Ciccone, al igual que con el funcionario de la AFIP que más bregó por otorgarle a la empresa un plan excepcional: Rafael Resnick Brenner.
  • Registros de los viajes alrededor del mundo pagados por The Old Fund para el hermano, la cuñada, el sobrino y el jefe de gabinete de Boudou, a través de la agencia en la que trabajó la pareja de Boudou una década.
  • La admisión por Vandenbroele de que "pernoctó" en el departamento de Boudou; según argumentó, porque se le hacía demasiado tarde para volver a la casa de sus padres.
  • Las facturas de los servicios de cable, teléfono y telefonía celular, así como las expensas del departamento de Boudou que pagó Vandenbroele, quien también firmó la constancia de fumigación.
  • Las testimoniales de Bettina y Nicolás Ciccone, y de su yerno, Guillermo Reinwick, con detalles sobre las reuniones que la familia mantuvo con Boudou y Núñez Carmona, y que concluyeron con la entrega del 70% de la imprenta a The Old Fund.
  • La nota que firmó Héctor Ciccone antes de morir, certificada por escribano, con detalles sobre tratativas con Boudou y Núñez Carmona.
  • El testimonio del director de Boldt, Guillermo Gabella, sobre su reunión del 22 de octubre de 2010 con Núñez Carmona, quien le dijo que venía de parte de Boudou para anunciarle una novedad: "Compramos Ciccone".
  • El testimonio del ex directivo de Telefé Gabriel Bianco, que contó que los Ciccone le pidieron que los contactara con Boudou, que él sugirió verse con Núñez Carmona y que se juntaron en el canal, el 29 de julio de 2010.
  • El testimonio del ex presidente de la Casa de Moneda, Ariel Rebello, que declaró que Boudou ordenó "verbalmente" trabar un aval indispensable para que el Banco Nación otorgara un crédito para comprar nuevos equipos que le hubieran permitido a la Casa de Moneda cubrir la demanda de billetes sin tener que recurrir a su par de Brasil o Ciccone.
  • El testimonio de la ex esposa de Vandenbroele, Laura Muñoz, quien relató cómo su marido hizo negocios con Boudou y Núñez Carmona.
  • La nota que Boudou firmó como ministro de Economía, el 8 de noviembre de 2010, apoyando que la AFIP le otorgara un plan excepcional de pagos a Ciccone, pese al dictamen de su director general de Asuntos Jurídicos, José Guillermo Capdevila, hoy fuera del país por amenazas.
  • La factura 0003 de The Old Fund -la primera que emitió- por su supuesto asesoramiento al gobierno de Formosa para la reestructuración de su deuda con la Nación, tratativa en la que Boudou firmó una adenda para la emisión de deuda por $ 312,9 millones y conllevó un ingreso para The Old Fund por $ 7,6 millones.
  • El aporte de $ 1,8 millones para levantar la quiebra de Ciccone, el 7 de septiembre de 2010, por parte de London Supply, cuyo director es Miguel Ángel Castellano, según Lijo, "conocido desde la infancia de Núñez Carmona, Boudou y Vandenbroele".
  • La contratación de Ciccone para imprimir las boletas del Frente para la Victoria, con Boudou como candidato a vice, por $ 12,2 millones, sin intervención del síndico de la quiebra ni del gerente administrativo de la firma, y cuando Ciccone no tenía las máquinas para cumplir esa tarea y debió subcontratar a otra firma.

Ahora bien, si estas pruebas ya se incorporaron al expediente, falta completar otra decena de medidas que podrían fortalecer las sospechas que rodean a Boudou o aliviar su situación procesal. Entre otras:

  • Los testimonios de Eduardo Taiá y del secretario privado de Boudou, "Cachi" Romano, el 18 de este mes, quien deberá explicar por qué se comunicó repetidas veces por teléfono con Vandenbroele.
  • El testimonio de Fabián Carosso Donatiello, el amigo de Vandenbroele y supuesto inquilino del departamento de Boudou, que pidió desde España postergar su declaración por temor a quedar imputado; sigue sin aportar el contrato de alquiler del inmueble.
  • El testimonio pendiente del ex accionista minoritario de The Old Fund, Sergio Gustavo Martínez, prófugo de la justicia de Estados Unidos, amigo de Núñez Carmona y de Boudou.
  • El testimonio del primer número dos de Vandenbroele en Ciccone, Jorge Enrique Capirone, un abogado y contador de Mar del Plata que fue socio de Núñez Carmona y empleador de Boudou en Ecoplata SA.
  • El testimonio pendiente de quien sustituyó a Capirone como vice en Ciccone, Máximo Lanusse, empresa a la que llegó tras ocupar una de las gerencias del Banco Macro.
  • Informes de las telefónicas sobre los números que utilizó el jefe de gabinete de Boudou, Guido Forcieri, quien también figuró en dos sociedades de Núñez Carmona y es uno de los receptores de pasajes aéreos pagos por The Old Fund; Lijo quiere determinar si también registra llamadas entrantes y salientes con Vandenbroele.
  • Indagatoria de Resnick Brenner, el ex jefe de gabinete de asesores de la AFIP, que impulsó un plan excepcional a favor de Ciccone, que Lijo ya calificó de "ilegal"; ¿podría Resnick Brenner, hoy jefe máximo de la Regional Salta de la AFIP, complicar a Echegaray, a Boudou o a Núñez Carmona, con quien cruzó llamadas?
  • Indagatoria de Vandenbroele.
  • Indagatoria de Núñez Carmona, con quien Boudou dijo haberse distanciado, y cuya cabeza ofreció en 2012 al fiscal Carlos Rívolo, a cambio de sacarlo de la investigación.
  • Indagatorias de Nicolás Ciccone y su yerno, Guillermo Reinwick, quien ya adelantó que aprovechará para aportar más datos a la Justicia, por ejemplo, sobre una cena con Boudou en el Palacio Duhau, en la que participó un tercer comensal.
A estos indicadores se suma un último eje: ¿quién aportó los más de $ 50 millones que le permitieron a Vandenbroele reflotar Ciccone? ¿Fue Raúl Moneta, cuya presentación fue rechazada por el síndico de la quiebra por insustancial? ¿Fue el dueño del Banco Macro, Jorge Brito, amigo de Boudou y de Núñez Carmona? Y si parte del dinero pasó por Estados Unidos, ¿podrían las autoridades antilavado de ese país comenzar a hurgar en las transferencias multimillonarias?

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.