Lava Jato: todas las claves de un escándalo complejo y sensible

Las respuestas a los principales interrogantes del escándalo
(0)
28 de mayo de 2017  

-¿Qué pasará el 1° de junio?

-Esa es la fecha que se acordó para que se libere toda la información sobre Odebrecht. Pero es posible que se demore. Lo decidirán las autoridades brasileñas, según sus propias necesidades investigativas, lo que pueda pedir Odebrecht y lo que reclamen desde la Argentina.

La sede de la empresa en Brasil, hoy ícono de la corrupción
La sede de la empresa en Brasil, hoy ícono de la corrupción

-¿Qué información podría salir a la luz?

-De todo: las transcripciones de las confesiones de dueños, ejecutivos y empleados de Odebrecht que se acogieron a la delación premiada, como así también de los intermediarios, "cueveros" y "valijeros" que participaron en los ilícitos. También, todo tipo de documentos. Desde videos, fotografías, e-mails, registros bancarios, archivos telefónicos, expedientes judiciales brasileños y más.

-¿Se conocerán todos los datos de las declaraciones?

-Es probable que no. Hay múltiples investigaciones aún en marcha en Brasil dentro de la megacausa Lava Jato -incluso algunas bajo secreto de sumario- y la difusión pública o filtración de ciertos datos podrían complicar el éxito de esas pesquisas.

-Cuando llegue el material, ¿serán juzgados en la Argentina todos los que participaron en ilícitos vinculados al país?

-No. Todo aquel que ya fue juzgado en Brasil -haya sido condenado o exonerado o se haya acogido a la delación premiada- no puede ser juzgado en la Argentina, salvo que se detecten delitos por los que no fue juzgado en Brasil.

-¿Aportará Estados Unidos toda la información que tiene sobre la Argentina?

-El documento que Odebrecht firmó cuando se declaró culpable ante las autoridades estadounidenses estipula que la información disponible en aquel país podrá remitirse a las autoridades de cualquier otro que lo requiera. Pero es posible que eso no ocurra. Los antecedentes -tales como Siemens y FIFAgate- reflejan que Estados Unidos es por demás renuente a entregar ese tipo de información.

-¿Qué pretende Odebrecht?

-Evitar su quiebra -sea de su casa matriz o de sus filiales en cada país donde admitió ilícitos-, conservar los contratos que ya ganó -y que no se los rescindan o declaren nulos- y en lo posible, ganar nuevos contratos que le aporten más fondos para pagar las multas que le apliquen.

-¿Pueden los investigadores argentinos concederle a Odebrecht todo lo que pide?

-No, porque la legislación argentina lo impide. Pero la negociación sigue abierta y alcanzar un acuerdo dependerá de la letra chica.

-¿Por qué Odebrecht ya firmó acuerdos en otros países, pero no con las autoridades argentinas?

-Porque esos países mostraron mayor interés durante los últimos meses y cuentan con herramientas legales inexistentes en la Argentina. Entre ellas, la "leniencia" en Brasil. Es decir, una figura similar a la del "arrepentido", pero para empresas.

-¿Es Odebrecht la única constructora brasileña involucrada en el Lava Jato?

-No, hay muchas más. También aparecen Camargo Correa, OAS, Andrade Gutierrez, Queiroz Galvao y la filial brasileña de Techint, entre otras.

-¿Son sólo ex funcionarios kirchneristas los acusados en Brasil por los ex ejecutivos de Odebrecht, los operadores y otros delatores?

-No. Aparecen indicios sobre el kirchnerismo pero también habría allegados al macrismo.

-¿Qué nombres argentinos ya han salido a la luz?

-Hasta ahora han aparecido indicios -y documentos- que se refieren a De Vido, a Ricardo Jaime, al actual jefe de inteligencia, Gustavo Arribas, al empresario kirchnerista Cristóbal López, a las empresas Iecsa y Electroingeniería, al ex ministro menemista, Roberto Dromi, al lobbista Manuel Vázquez, y a dos coimeros sólo identificados por los apodos "Festanca" y "Duvidoso". También hay sospechas que apuntan al operador cercano de De Vido, Jorge "Corcho" Rodríguez, y a los socios locales de las empresas brasileñas.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.