Lavado de dinero: por ahora, el hijo de Lázaro Báez se salvó de ir preso

Martín Báez en el juzgado de Río Gallegos
Martín Báez en el juzgado de Río Gallegos Fuente: Telam
Hernán Cappiello
(0)
6 de febrero de 2019  • 18:29

El hijo mayor de Lázaro Báez se salvó, por ahora, de ir preso. Los jueces que intervienen en la causa por lavado de dinero le dieron plazo hasta mañana a las 8 para presentarse en los tribunales. La ausencia Martín de Báez al juicio coincidió con el pedido del fiscal Abel Córdoba de detenerlo porque a fin del año pasado logró sacar de sus cuentas embargadas de Bahamas unos 5.5 millones de dólares.

El tribunal oral federal N° 4, integrado por los jueces Néstor Costabel, Adriana Palliotti y María Gabriela López Iñiguez, había intimado a Báez a que se presentara hoy en el juicio en su contra, pero a las 15.15, cuando terminaba la audiencia, sus abogados dijeron que no había podido concurrir porque su hijo Antonio tenía un problema de salud y debió ser atendido en una clínica de Río Gallegos.

Incluso Martín Baez se presentó en el juzgado federal de Río Gallegos al mediodía para decir que estaba a disposición de la Justicia y que no pensaba huir. Sus abogado presentaron ante el tribunal una reserva de avión en el vuelo de mañana a las 6 de la mañana para presentarse en tribunales en Buenos Aires.

Báez se ausentó en la audiencia a pesar de que se había comprometido a fijar su residencia en Buenos Aires. Los jueces le habían dado permiso para que pasara las fiestas con su familia, pero luego nunca se presentó.

Esta circunstancia, junto con el pedido del fiscal de su detención, hizo sospechar que podría huir.

Ahora los jueces decidirán mañana a las 8 si entienden que la ausencia de Báez es un indicio de que hay peligro de que se fugue y podrían decidir su arresto.

Martín Báez se encontró representado por tres abogados al mismo tiempo. Uno que presentó un escrito pero sin las formalidades del caso, su defensor habitual, que se sorprendió al verse desplazado por correo y Víctor Hortel, el abogado de Lázaro Báez, que habló en nombre del hijo del empresario.

Tantos defensores de nada le valieron ante la sospecha del tribunal. Es que el fiscal Abel Córdoba, el 22 de diciembre del año pasado recibió a través de la UIF datos de que Martín Báez estaba sustrayendo el dinero de cuentas en Bahamas que debían estar congeladas.

El pedido del fiscal se produjo al conocer información aportada por la Unidad de Información Financiera (UIF), que detectó que 3.050.918 euros en la cuenta 590201 del Banco CBH LTD de Bahamas, fondos que ya fueron bloqueados.

La cuenta bancaria correspondería a la firma Eastern Shoreline Limited, cuyos beneficiarios finales serían los acusados Martín, Luciana, Leandro y Melina Báez. Ese dinero provenía de cuentas de la firma Kinski SA.

La ruta de las cuentas

El 25 de febrero de 2015, Martín Báez abrió en representación de la empresa Kinski S.A la cuenta 579484 en el Banco CBH LDT de Bahamas. A los pocos meses, esa cuenta recibió del Banco Safra Sarasin, 10.399.975 de dólares de la cuenta 608663, cuya titularidad era de la Foundation Kinsky. Los beneficiarios eran los cuatro hijos de Báez.

Luego, a fines de 2015 y por gestiones de Ahmad Strachan y Úrsula Rolle se abrió en el Banco CBH LTD de Bahamas la cuenta 590201 a nombre de la sociedad Eastern Shoreline Limited, creada en el mismo país. Como beneficiario de dicha cuenta, se señal a Artincom International Trading Corp, sociedad creada en la República de Islas Marshall.

Esta última cuenta recibió los más de 10 millones de dólares que previamente estaban depositados en la número 579484 de Kinski S.A. en el mismo banco, y luego se crea en esa misma entidad la subcuenta 590207.

La cuenta 590201, según documentación reciente, registra movimientos en dólares hasta el 2 de agosto pasado y de euros hasta julio. Además, las dos cuentas últimas registradas en el CBH LTD de Bahamas figura Martín Báez como "beneficial owner".

La UIF, detectó el año pasado unos 2,981,646.12 de euros en la cuenta 590201 y unos 1,009,391.16 en la subcuenta 590207, es decir un total de 3.991.037 de euros: en el camino, evalúan los investigadores, se habrían fugado unos 5,5 millones de dólares de los más de 10 iniciales. "Ha sido Martín Báez quien a la luz de un análisis de dominio de los hechos surge con un protagonismo mayor, evidenciado sobre todo en la suscripción personal de documentos que instrumentan órdenes en el plano societario y financiero que se traducen en disposición de fondos de origen ilícito, en abierta disputa con las decisiones jurisdiccionales dictadas", sostuvo el fiscal Córdoba al solicitar la detención.

El fiscal habló de que existe un "riesgo procesal" al estar en libertad Martín Báez y que las operaciones bancarias fueron "encabezadas" por él "y desarrolladas en el ámbito de la estructura societaria montada para contener y direccionar fondos de fuente ilícita, originalmente provenientes de la actividad ilícita" de su padre.

Si bien Leandro Báez también tuvo participación, para el fiscal fue menor y por ello había pedido que se le imponga la obligación de no ausentarse por más de 24 horas de su domicilio y la obligación de presentarse periódicamente ante el tribunal.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.