Lavagna, una excelente carta de presentación para el candidato

En Brasil consideran al ministro de Economía una garantía
(0)
9 de mayo de 2003  

SAN PABLO.- La permanencia del ministro Roberto Lavagna en caso de victoria del candidato Néstor Kirchner suena como música para los oídos del pensamiento económico y financiero brasileño, para el que la figura del titular del Palacio de Hacienda es aún más conocida que la del propio candidato a presidente.

"La continuidad de Lavagna es extremadamente positiva. Desde antes de ser ministro, como economista, él siempre fue muy explícito en sus posiciones en favor de una alianza intensa con Brasil", dijo a LA NACION el economista jefe del banco español BBV, Octavio de Barros.

De Barros sintetizó por qué en Brasil existe tan buena predisposición tanto con el gobierno saliente como con su candidato, a pesar de que el justicialismo nunca fue fruto de devociones entre los hombres del establishment político y económico de este país.

"Hay que reconocerle al presidente Eduardo Duhalde y a Lavagna el haber logrado una transición política pacífica. Esa pacificación política es vital para la región." Es el mismo elogio que se escucha entre diez de cada diez diplomáticos brasileños.

Durante meses, en el auge de la crisis económica y política argentina, la imagen de Brasil fue afectada frente a los inversores internacionales por simple cercanía con la Argentina y por el hecho de que ambos son aliados en un mismo bloque.

Para el economista de la Fundación Getulio Vargas (FGV) Paulo Nogueira Batista si la permanencia de Lavagna se confirma "será muy positivo, porque él fomenta buenas relaciones con Brasil. Abre la posibilidad de un trabajo de equipo entre ambos países que puede ser muy interesante".

Nogueira Batista explicó que la sensación en Brasil es que el ministro de Economía argentino "asumió una posición extraordinariamente difícil, una verdadera pesadilla, y logró resultados realmente elogiables. Lavagna es un valor importante en un posible nuevo gobierno".

El economista destacó el papel del ministro en el fortalecimiento del peso, algo que agrada a Brasil, en contraposición con la idea de una dolarización defendida en algún momento por Carlos Menem. "Lavagna demostró que es posible tener y administrar una moneda nacional." La adhesión al dólar, para Brasil, habría sido como un tiro de gracia en el Mercosur.

Por su parte, Odair Abate, analista jefe del banco Lloyds TSB, afirmó que "aun con todas las incógnitas, Kirchner es el nombre que trae más tranquilidad al mercado financiero".

Palabra de Lavagna

Ayer, en Brasilia, el ministro Lavagna destacó que durante su reunión con su colega brasileño, Antonio Palocci, discutieron desde asuntos generales hasta de interés especifico de ambos países.

En la agenda estuvieron las trabas impuestas por Brasil a la entrada de productos transgénicos argentinos.

Sobre ese asunto, Lavagna dijo que "no hay dramas" y que su gobierno esperará que Brasil, que aún no ha tomado una decisión sobre la importación de esos productos, se defina.

Dijo también que analizó con Palocci algunas sugerencias para evitar que el dólar se deprecie demasiado en relación con peso argentino, como lo ha hecho en las últimas semanas frente al real brasileño.

El ministro argentino matizó que no se trata de realizar acciones conjuntas. "Cada país debe enfrentar (esa depreciación del dólar) de acuerdo con sus circunstancias", subrayó.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.