Lavagna y Carrió pelean por el voto empresarial

Ambos disertaron, por separado, ante ejecutivos y profesionales
Jaime Rosemberg
(0)
26 de septiembre de 2007  

Cada uno a su manera, y con modos a menudo opuestos, mezclaron propuestas y opiniones para seducir a los hombres de empresa, vitales en su intento por consolidarse como la primera alternativa al oficialismo.

Con pocas horas de diferencia, Elisa Carrió y Roberto Lavagna coincidieron ayer ante el mismo auditorio, el 10° encuentro de la Asociación Cristiana de Dirigentes de Empresa (ACDE), y desgranaron allí sus propuestas presidenciales de cara a las elecciones del mes próximo.

Ante más de 250 empresarios y profesionales, reunidos en el hotel NH Bolívar, a pasos de la Plaza de Mayo, la candidata a presidenta por la Coalición Cívica y el postulante por la Concertación UNA hablaron de inflación, del Gobierno, de la marcha de la economía y del país que se viene. Más allá de los matices, ambos intentaron mostrarse confiables, mientras disputan palmo a palmo el segundo puesto en las encuestas, aunque lejos de la candidata presidencial del oficialismo, Cristina Kirchner.

Por la mañana, y apurado por los 20 minutos que le dieron para expresarse, Lavagna enumeró con tono académico lo que a su criterio son los cuatro desafíos fundamentales para el país: quebrar la volatilidad económica de los últimos 30 años, reducir la pobreza, detener el deterioro institucional y planificar su inserción internacional. Lavagna llegó puntual y acompañado por el ex diputado Alberto Coto. Varios empresarios quisieron sacarse fotos junto al economista.

"Los que hoy están en la pobreza se acercan al núcleo estructural, lo que hace que el crecimiento económico no baste para sacarlos de ese terreno -dijo el ex ministro-. El tema central para solucionar el problema no son los recursos, sino el uso y la ejecución que se hacen con esas políticas."

Además, advirtió que la denunciada manipulación de los índices de inflación "no es la primera ni la única" intervención del Gobierno sobre organismos técnicos.

Lavagna consideró que "la Argentina prácticamente ha desaparecido del escenario internacional, más allá de la foto que algunos se van a sacar", en referencia a la visita de los Kirchner a Nueva York. Y advirtió que "hay que ser extremadamente cuidadoso en cómo se actúa, las cosas que deben hacerse en la Argentina", ya que "las cuestiones de Estados Unidos, Europa, Israel e Irán están en el centro de la problemática mundial".

Por la tarde

Pasadas las cinco de la tarde, y también muy puntual, Carrió arribó al foro para hablar "sólo de propuestas". Muy coqueta con sus aros dorados y bronceado impecable, Carrió pidió un café y entró en el salón junto con sus candidatas a legisladora porteña, Patricia Bullrich y María Eugenia Estenssoro, antes de compartir el escenario con el titular de ACDE, Santiago del Sel.

"Nuestro mayor problema es la ausencia de reglas morales", castigó Carrió, y estimó que "esto también incluye a los sindicalistas y los empresarios". "Vamos a establecer controles, auditorías, para una democracia distinta", afirmó, aunque se preguntó si "esto les conviene a todos los empresarios".

Enseguida, y a modo de compensación, Carrió recordó que su economista preferido es Alfonso Prat Gay, "un hombre con gran consistencia y formación". Prometió un "crecimiento del 6 por ciento anual sostenido" y una nueva ley de coparticipación.

En terreno internacional, el candidato de UNA reiteró su preferencia por el Mercosur y dijo que "afortunadamente" Venezuela aún no es miembro pleno. Carrió pidió "complementarse con Brasil" y evitar la "política chantajista y populista, al estilo de Fidel, de Perón y, hoy, de Chávez".

Cuando los empresarios los consultaron si, en caso de ser elegidos, el año próximo concurrirían al foro de ACDE, los postulantes respondieron con su estilo. Lavagna hizo una promesa intermedia: brindar un mínimo de cuatro conferencias de prensa anuales, pero evitó comprometerse.

"¿Y si me parezco a Cristina?", bromeó Carrió, antes de volver a pedir más "compromiso cristiano" a los asistentes, entre ellos el padre Rafael Brawn, para ayudar "al Dios que llora porque los hombres no lo ayudamos lo suficiente". En la calle la saludó el joven tataranieto de Nicolás Avellaneda, contento porque la candidata había considerado a su antecesor como "un republicano en serio", al igual que Sarmiento y Alberdi.

López Murphy

  • "Prometo usar los fondos públicos para que, al final de mi mandato, todos los argentinos tengan agua potable y cloacas", sostuvo ayer Ricardo López Murphy al recorrer el Hospital Interzonal General de Agudos Dr. Diego Paroisien, de La Matanza. El candidato presidencial de Pro-Recrear también advirtió que si se hace cargo del gobierno nacional "la pobreza dejará de ser un negocio político".
  • ADEMÁS

    MÁS LEÍDAS DE Politica

    ENVÍA TU COMENTARIO

    Ver legales

    Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

    Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.