Lecop o pesos resellados serán los primeros argentinos en circular

Liberarán salarios en enero, pero por más de $ 1000 darán vales
Javier Blanco
(0)
27 de diciembre de 2001  

En procura de acelerar la aparición del argentino y de poner freno al malestar que genera en un sector de la población la imposibilidad de acceder de manera tangible a los ingresos salariales, el Gobierno evaluaba anoche dos medidas que instrumentaría en las próximas horas. A saber:

* Teniendo en cuenta las dificultades técnicas que existen para acelerar la impresión de la nueva moneda, se analiza la posibilidad de recurrir a un stock de pesos (que ya se encuentran impresos para abastecer el habitual reemplazo por el deterioro de los billetes en circulación) y resellarlos como una manera de acortar su camino hacia la luz pública.

* Para limitar el malestar de la gente por el acceso restringido a sus salarios, el Gobierno proyecta levantar la restricción para esa clase de cuentas bancarias, aunque de una manera sui géneris: se seguirán entregando hasta $ 1000 mensuales y, en el caso de los salarios que superan ese monto, el resto de los fondos estarán disponibles para quienes los soliciten mediante "vales o cheques de viajero".

Ambas medidas muestran que los responsables del manejo de la economía del Gobierno interino enfrentan no pocas complicaciones para instrumentar dos de los principales anuncios que hizo el presidente Rodríguez Saá al asumir: la liberación de los salarios y la rápida emisión de una tercera moneda que ayude a reactivar la actividad económica inyectando liquidez.

La posibilidad de resellar billetes ya impresos fue admitida ante LA NACION por altas fuentes gubernamentales. "Sería una salida de emergencia, pero es muy probable que echemos mano a ella para no atrasarnos más de lo aconsejable", indicó la fuente.

De esta manera se repetiría la experiencia vivida en los primeros años de la gestión de Raúl Alfonsín, cuando la persistente inflación desvalorizaba la moneda y obligaba a reactualizarla de una manera casi artesanal.

Pero no se trata de la única posibilidad abierta. Los responsables de las finanzas públicas evalúan otras alternativas referidas a la tercera moneda. Entre ellas se destaca la posibilidad de ampliar la emisión de Letras de Cancelación de Obligaciones Provinciales (Lecop), hasta tanto la Casa de la Moneda esté en condiciones de imprimir los argentinos.

"Todo tiene que ver con que no hay tiempo físico para emitir la nueva moneda, que además requiere de la sanción de una ley. Por eso que la otra opción que se está estudiando es ampliar en forma provisional la serie de Lecop", indicó un funcionario.

Pesos más vales

El otro punto que se analiza es cómo dar cumplimiento a la libre disponibilidad de los salarios ya anunciada sin dañar la delicada situación del sistema financiero local. En este sentido, ayer avanzó la idea de poner a disposición de las personas que así lo demanden la totalidad del monto que perciben como haber. Pero cuando la cifra supere los 1000 pesos, el resto del monto se entregará en distintos tipos de "especies".

"La idea es que sea en argentinos, pero transitoriamente se podrían emitir cheques de viajero de baja denominación para circulación sólo local o una especie de vales, de manera que el que quiera sentir que tiene el dinero en su bolsillo o en su billetera lo pueda hacer, en tanto que los que se hayan acostumbrado a la comodidad de los pagos electrónicos podrán continuar operando como lo hicieron en los últimos días", se explicó.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.