Ley de quiebras: el Senado aprobaría hoy la modificación

Sin la capitalización compulsiva que incluía el proyecto inicial
Sin la capitalización compulsiva que incluía el proyecto inicial
Gustavo Ybarra
(0)
23 de enero de 2002  

El Senado aprobaría hoy la modificación a la ley de quiebras, pero lo hará sin la capitalización compulsiva que impulsaban el Poder Ejecutivo y la Unión Industrial Argentina (UIA), ante la fuerte resistencia que ese procedimiento generaba en el radicalismo y en un amplio sector del PJ.

La eliminación del artículo 4 fue decidida en una reunión que senadores y diputados del PJ y la UCR mantuvieron por la tarde con el ministro de Economía, Jorge Remes Lenicov, y el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich.

Remes era una de las voces del Gobierno, con la del ministro de Justicia, Jorge Vanossi, que se oponían a aceptar el canje de las deudas que las empresas concursadas mantienen con los bancos por acciones, que es la esencia de la capitalización.

Ayudados por la oposición de la UCR y de varios senadores del PJ, ambos ministros ganaron la pulseada a Capitanich y al titular de la cartera de la Producción, José Ignacio de Mendiguren, que impulsaban la modificación de la ley de quiebras para incorporar el polémico instituto legal.

El anuncio oficial de la caída de la capitalización del proyecto lo realizó el jefe de la bancada de senadores radicales, Carlos Maestro, a su regreso del encuentro que mantuvo con Remes Lenicov en Economía. Participaron de esa reunión los diputados Horacio Pernasetti, jefe de bloque, y Jesús Rodríguez, por la UCR.

Por el PJ concurrieron el presidente de la Cámara baja, Eduardo Camaño; los diputados Jorge Matzkin, titular de la Comisión de Presupuesto y Hacienda, y Manuel Baladrón, y el presidente provisional del Senado, Juan Carlos Maqueda.

Maestro insistió en la inconveniencia de aceptar la capitalización, ya que "afectaría el crédito". "Ningún banco se animará a prestar sabiendo que si una empresa se declara en concurso perdería un activo para pasar a tener acciones preferidas, que encima no tienen ni voz ni voto en el directorio de la firma", dijo. Agregó un nuevo pedido para postergar la discusión de la capitalización junto con una modificación de fondo de la ley de quiebras; propuso fijar un plazo de 180 días para la redacción de un nuevo proyecto, lo que fue aceptado por el PJ.

El cambio compulsivo de deudas por acciones había comenzado a fracasar en la reunión que representantes de ambas cámaras del PJ y la UCR habían mantenido por la mañana. Maqueda transmitió la posición de Remes Lenicov a los presentes. Según participantes del encuentro, el jefe del palacio de Hacienda consideraba "impresentable para el FMI" el proyecto.

La UCR insistió en sus cuestionamientos. Esto obligó a la delegación oficialista a pedir un cuarto intermedio para las 19, aduciendo que debía consultar con el Poder Ejecutivo.

El resto del proyecto ingresará en el recinto del Senado casi sin cambios. Se mantendrá la restricción para girar divisas al exterior, aunque se pretendía exceptuar de las limitaciones a las empresas exportadoras que deben cumplir con obligaciones, siempre y cuando no ingresen los fondos al país.

Se suspenden las ejecuciones judiciales por créditos hipotecarios y prendarios por 180 días, y también se incluirá a los "warrants" de maquinaria agrícola. Por el mismo plazo se declara la exclusividad para que el deudor proponga cómo salvar su empresa. La última modificación de importancia es la limitación del plazo de la emergencia productiva hasta el 10 de diciembre de 2003.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.