Barañao: "Si el Conicet incorporara mil investigadores por año, en tres años tendríamos que cerrar el ingreso por seis años"

El ministro de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva defendió la cantidad de ingresantes al organismo
(0)
27 de enero de 2017  • 09:17

Lino Barañao:

05:11
Video

El ministro de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva, Lino Barañao , se refirió a los ingresos al Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet), a los fondos destinados a la ciencia y a los objetivos del organismo dedicado a la promoción de la ciencia y la tecnología en la Argentina.

"El Estado invierte en cada doctor con beca posdoctoral un millón y medio de pesos aproximadamente. Es una inversión muy grande y un beneficio muy peculiar que recibe aquel que ha pasado por esta etapa. Muy pocos entran. ¿Qué pasaba? El Conicet venía creciendo a un ritmo acelerado para corregir el envejecimiento de la pirámide. Habían fijado un tope, que se mantiene, los 14.000 investigadores, que es más alto que el consejo de investigadores de Francia o España, no es una cifra menor. Y existía la expectativa de mantener esto por siempre, una expectativa que lamentablemente no pudo.... No tomamos el recaudo de ir aclarándola, pero teníamos que ir adecuando a un estado en el cual pudieran entrar tantos investigadores como se jubilaban, y mantener ese estado estacional", explicó Barañao en el programa Intratables.

Llegamos a 14.000, que es el número máximo de investigadores que puede absorber

Según detalló el funcionario, "se había fijado una vacante de 450 a 600 investigadores, de ingresos totales, investigadores, personal de carrera, administrativos" y que "cuando se anunció el número de vacantes que efectivamente entraban al Conicet, alrededor de 450, era sensiblemente inferior a la expectativa".

Barañao aseguró que "no existe un derecho adquirido de aquel que está en un orden de mérito", que "simplemente hay un cupo" y que en el país hay 70.000 puestos de investigadores de los cuales solamente 10.000 son del Conicet. "Lo que pretendemos es que los investigadores que no entran al Conicet se inserten en el sistema científico o en empresas nacionales para cumplir la tarea para la cual han sido preparados", planteó.

El ministro, a cargo de la cartera desde diciembre de 2007, cuando Cristina Kirchner ocupaba la Presidencia, aseguró que "si el Conicet incorporara mil investigadores por año, en tres años tendríamos que cerrar el ingreso por seis años". Consultado sobre la razón, contestó: "Porque llegamos a 14.000, que es el número máximo de investigadores que puede absorber [el organismo]".

Respecto de ese techo de 14.000 investigadores, Barañao justificó que cada investigador requiere "no sólo un salario", sino también "insumos, edificios, una superficie".

"Hay una perspectiva de hasta cuánto puede crecer [el Conicet]. Se hizo en forma muy optimista, esto empezó hace varios años, cuando las perspectivas de crecimiento del país eran otras. Hoy la situación es diferente y sin embargo mantenemos esa meta de llegar a 14.000 investigadores en el Conicet", aclaró.

No es un tema gremial ni de derechos, es un tema de administración de activos del Estado

Barañao advirtió que en países con "un acoplamiento efectivo entre la investigación básica, la transferencia tecnológica y la innovación productiva, la proporción de investigadores en instituciones como el Conicet es más o menos" como la que existe hoy en la Argentina.

"Esta cifra de 400 investigadores que entren por año es totalmente razonable. En Estados Unidos, que tiene un presupuesto de ciencia mil veces superior al de Argentina, entran 3000 por año. No es un tema gremial ni de derechos, es un tema de administración de activos del Estado", alegó.

En diciembre del año pasado, el Conicet estuvo en boca de todos porque el Gobierno había decidido disminuir significativamente el número de vacantes para ingresar en la carrera de investigador. Se desató una protesta generalizada: el conflicto duró varios días y se desactivó sólo cuando las autoridades ofrecieron otorgar unas 500 becas por un año a quienes habían quedado fuera del cupo de ingresantes establecido, con la promesa de estudiar la situación de cada uno durante ese año.

Según Barañao, la inversión para estas 500 personas es de 750 millones de pesos. "No los podemos dilapidar. No queremos que se vayan, queremos que trabajen en el país. Lo que pasa es que la sociedad, que les ha pagado la formación, tiene derecho a decidir dónde se necesitan y eso es lo que se va a hacer durante este año", sostuvo.

Consultado sobre la "politización" del conflicto en diciembre último, el ministro de Ciencia insistió en que "había una expectativa de ingresos que no pudo ser satisfecha" y que se han comprometido a encontrar una solución. "No lo hacemos para otros trabajadores, que tienen los mismos derechos a que el Estado se preocupe por su futuro laboral, pero, bueno, consideramos que, por la inversión que se hizo, amerita que tratemos de usarlos efectivamente en beneficio de la sociedad en su conjunto", concluyó.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.