"La causa no debería moverse del doctor Rafecas ", dijo el fiscal

El encargado de investigar al vicepresidente por supuestos delitos de lavado de dinero y negociaciones incompatibles con la función pública brindó detalles sobre la causa negada por el principal acusado
(0)
2 de marzo de 2012  • 10:58

El fiscal federal Carlos Rívolo, que investiga la relación entre el vicepresidente Amado Boudou y la empresa Ciconne , aseguró que la causa debe quedar en manos del juez federal Daniel Rafecas.

"La causa puede quedar, por motivos procesales, en manos del juez Norberto Oyarbide. Yo como fiscal creo que nuestra investigación está más avanzada. Me parece que la causa no debería moverse del doctor Rafecas y de la fiscalía que tengo a mi cargo", señaló.

"Lo entiendo a Boudou, decir que no es mentira hubiera sido un sincericidio", dijo Rívolo, luego de que el funcionario negara públicamente su relación con el proceso judicial. "Lo que nos toca como fiscales es formular una acusación y estamos investigando sobre lo que consideramos bases ciertas para la apertura de un caso", consideró el fiscal, en una entrevista con el periodista Nelson Castro emitida por la señal de cable TN.

El miércoles, el vicepresidente nacional se expidió por primera vez en forma pública sobre la causa en la que es uno de los principales implicados, al asegurar que "todo es mentira" , sin brindar detalles.

A raíz de esas declaraciones, Rívolo describió el trabajo en el caso que realiza la fiscalía que está a su cargo: "Lo que se investiga es un proceso en el cual un grupo de gente se hace cargo del levantamiento de la quiebra de ex Ciccone de una forma por lo menos sospechosa", dijo, respecto de la mayor imprenta de la Argentina, la ex Ciccone Calcográfica, habilitada para imprimir documentos y papel moneda. Acto seguido se refirió a Alejandro Vandenbroele, el empresario y amigo de la juventud de Boudou, que se hizo cargo de colocar el primer monto para levantar la quiebra de la imprenta. "Vamos a verificar qué control hubo sobre Vandenbroele al depositar 520 mil pesos siendo monotributista", aseguró. "No aparece como alguien con la solvencia para hacerlo", agregó.

También señaló que es motivo de investigación el control que hubo sobre Vanderbroele cuando depositó esos 520 mil pesos, cuando figuraba en los registros de la Afip como monotributista. "No aparece como alguien con la solvencia para hacerlo, estas cuestiones las vamos a comprobar", sentenció Rívolo.

Rívolo describió que en la investigación se contemplan testimonios "que hablarían de relaciones de esta gente con algunos funcionarios públicos". Se refirió especialmente a la esposa de Vandenbroele, Laura Muñoz, quien ratificó bajo juramento lo que había expresado ante los medios: que su marido es testaferro del vicepresidente.

Preguntado acerca de la relación de la causa con el titular de la Agencia Federal de Ingresos Públicos, Ricardo Echegaray, el fiscal respondió que es motivo de investigación. "Tengo entendido y voy a verificar que el juez comercial, al momento de levantar la quiebra solicitada por la AFIP, tuvo una consideración al cambio de parecer de ese organismo fiscal".

"Se nos presenta una oportunidad en nuestra fiscalía para honrar por lo menos al sistema", culminó.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.