Lo peligroso es hacer política con la lapicera de un juez